La pandemia de la Covid-19 ha obligado a aplazar la nonagésimatercera entrega de los premios Óscar al 25 de abril de 2021. Hasta ayer no se había puesto en duda la celebración de los premios de la élite cinematrogràfic, ya que la ceremonia se tenía que celebrar el 28 de febrero de 2021, un año más tarde -aproximadamente y dependiendo del país- que empezara la epidemia sanitaria.

Pero los miembros del consejo de la Academia de Artes y Ciencias Cinematrogràfiques se han reunido este lunes por la noche para valorar el cambio de fecha, acordando un aplazamiento de ocho semanas. Lo argumentan como medida de prevención, ya que en el Estado de California -Estados Unidos- se ha registrado el pico más alto de contagio los últimos días y las autoridades prevén un rebrote a finales de año.

La ceremonia de los premios más reconocidos del cine mundial se celebran en el Dolby Theatre de la ciudad de Los Ángeles, donde se reúnen las celebridades para premiar las mejores cintas del último año. Los nombres que más suenan para la próxima edición -que ha sido de estrenos accidentados- son TENET de Christopher Nolan y The French Dispatch de Wes Anderson, entre otros.

De esta manera, la Academia se asegura que los premios realmente sí se hagan y evitan así una cancelación de última hora como ha pasado con algunos festivales de cine internacionales, como el Festival de Cannes, aplazado en junio y que se ha acabado anulando.

Tres aplazamientos en toda la historia

Los Oscars sólo han cambiado de fecha en tres ocasiones en sus 92 años de historia. El primero fue por las inundaciones de Los Ángeles el 1938. La segunda, por el asesinato de Martin Luther King en 1968 y el tercer miedo el intento de asesinato del presidente Ronald Reagan en 1981.

Principales cambios en los requisitos de competición

El cambio de fecha no es el único aspecto que diferencia la próxima edición de los galardones que la de años anteriores.

La academia de cine extenderá la presentación de candidaturas de los largometrajes hasta el 28 de febrero de 2021 en lugar de la fecha límite original del 31 de diciembre de 2020. Normalmente, las películas se tienen que estrenar el 31 de diciembre del año anterior para poder optar en los Oscars.

El grupo ya había decidido también el mes de abril permitir que las películas que se han lanzado directamente a los servicios de streaming puedan ser elegibles para los premios.

El 9 de febrero se anunciarán las listas de candidatos potenciales de las principales categorías, incluida mejor documental documental y mejor largometraje internacional. No será hasta el 15 de marzo que se anunciarán candidaturas definitivas.

Una decisión que beneficia las campañas publicitarias

Para los estudios que planifican y presupuestan las campañas de lanzamiento y publicidad de las películas y para los que organizan premios fuera del rodeado de los Oscar (cómo pasó el año pasado con 1917) el anuncio de la Academia los ha proporcionado un espacio para respirar. Para decidir qué hacer. El aplazamiento y la nueva ventana de elegibilidad ampliada será aprovechado para algunas películas que se han visto obligadas a publicarse el otoño 2021. Ahora pueden intentar entrar en la candidatura.

Los estudios que se planteaban estrenar digitalmente sus películas pueden ahora esperar un poco más y ver si pueden llegar a la salida de un lanzamiento al cine compitiendo también para los Oscar.

De momento, la academia no ha proporcionado más especificaciones sobre los nuevos estándares de elegibilidad. El grupo ha dicho en un comunicado de prensa que se ha formado un comité con líderes de la industria a "elaborar y aplicar" las nuevas normas antes de finales de julio.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat