La cinta polaca Cold war, de Pawel Pawlikowsi, ha sido la gran triunfadora de esta noche al acaparar los principales galardones de la 31 edición de los Premios de Cine Europeo, entregados en Sevilla en una gala donde se ha reivindicado la unión de Europa desde la cultura.

Y es que muchas de las obras premiadas son coproducciones entre varios países europeos y son muchos los galardonados que han puesto en valor la importancia de que gentes de distintos países y múltiples sensibilidades puedan trabajar juntas.

Pawel Paelikowsi ha subido al escenario para recoger los premios a mejor película, mejor director, guion y actriz, ya que la protagonista de Cold War, Joanna Kulig, no ha podido recoger el suyo en persona al estar en Hollywood y lo ha agradecido a través de un mensaje que ha leído el director de la cinta.

Por su parte, el italiano Marcello Font ha recibido el premio al mejor actor por Dogman, en una ceremonia en la que la actriz madrileña Carmen Maura ha sido coronada como "la reina del cine europeo". 

Así la ha denominado el presidente de la Academia Europea de Cine Wim Wenders al entregarle el premio de honor a su trayectoria, recordando cómo se conocieron hace 30 años en los inicios de estos premios y bromeando con el intercambio de papeles, al ser él ahora "un hombre al borde de un ataque de nervios", aunque la inversión no era tan evidente, a tenor por las lágrimas y la emoción de Carmen Maura al subir al escenario y hablar en un "spanglish" al más puro estilo almodovariano.

"Nunca me ha pasado ponerme a llorar como una magdalena en una ceremonia", ha reconocido la actriz, que ha compartido el premio con Barbara Lennie -nominada como mejor actriz por Petra y en primera fila junto a ella- y "a todas las actrices que empiezan", a las que ha pedido no obsesionarse con "el body", porque, ha dicho, "to be actress no hay que ser la más beautiful ni la más flaca".

carmen maura wim wenders Premios de la Academia del Cine Europeo efe

Carmen Maura y Wim Wenders. Foto: Efe.

Ha sido uno de los momentos más divertidos de la gala, celebrada en el Teatro de la Maestranza de Sevilla, precedido por la introducción de una de las conductoras de la misma, Rossy de Palma, y el actor español Carlos Areces, que ha arrancado palmas europeas con su versión de "I will survive".

Pero también ha sido muy emotivo el premio a la contribución europea al cine mundial otorgado al actor británico Ralph Fiennes por la española Victoria Abril -vestida y peinada de rosa-, que ha confesado lo que lloró con El paciente inglés y cómo se prendó del protagonista del que "todas nos enamoramos".

En pleno Brexit, Fiennes ha hecho un discurso profundamente europeísta, destacando su sentimiento europeo y triste por ver la desconexión de su país con la UE, si bien ha apelado a que "nuestras películas pueden ser canciones que crucen fronteras e idiomas" y "ventanas para vernos unos a otros".

No ha sido el único discurso en este sentido, pues la directora de EFA Board Agnieska Holland ha alertado de que "la situación en Europa está cambiando; el cine y el arte están en peligro y no debemos dejar que nuestros gobernantes nos callen", en un momento de la gala en el que se ha recordado a creadores europeos encarcelados y censurados. 

También el director griego Costa-Gavras, premio honorífico, ha puesto en valor que "podamos estar aquí todos juntos, de diferentes países y distintas sensibilidades, y eso debe continuar".



La cinta belga Girl, del jovencísimo Lukas Dhont ha recibido el premio al Descubrimiento europeo, que ha dedicado a "todos los jóvenes europeos que están buscando ser ellos mismos", como el protagonista de su cinta, que se siente chica y lucha por ser bailarina (el actor Víctor Polster también estaba nominado).
 
La coproducción Another day of life (España, Bélgica, Polonia, Alemania y Hungría), codirigida por el director vasco Raúl de la Fuente, ha recibido el premio a la mejor película de animación con untrabajo que mezcla imágenes reales y animadas sobre el Kapuscinski reportero en la guerra de Angola.
 
El premio al mejor documental ha sido para Bergman- A year in life, de Jane Magnusson, coproducción sueco alemana que recrea el productivo año de 1957 en la carrera de Ingmar Bergman. 

The years (Italia y Francia) se ha impuesto entre los 15 cortos nominados en esta categoría y La muerte de Stalin como mejor comedia europea, cuyo equipo ha dirigido desde el escenario una divertida pedorreta a Rusia por prohibir la cinta en ese país, alegando su falta de categoría artística, mientras el público europeo ha elegido como mejor cinta Call me by your name

La gala, con un escenario a modo de café con orquesta al fondo y el flamenco del bailaor Andrés Marín y la cantaora Rocío Márquez como toque español, ha contado con la presencia del ministro español de Cultura José Guirao y actores locales como Emma Suárez, Fele Martínez, Fernando Tejero o Antonio Dechent.
¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat