Para algunas personas puede parecer que las fronteras entre los países sean prácticamente inamovibles. Sin embargo, este no es el caso de un granjero belga que ha desplazado más de dos metros el límite que separa su país de Francia.

El mojón de piedra que marcaba la frontera fue fijado el año 1819, después de la batalla de Waterloo. Por lo visto, dificultaba el trabajo del agricultor y, por este motivo, decidió moverla y así ganar 2,2 metros. No era consciente, sin embargo, que estaba modificando esta histórica marca.

FRONTERA FRANCIA BÉLGICA

El hito que marcaba la frontera entre los ambos países / E.N.

 

Fue un grupo de excursionistas los que detectaron el cambio. Tras notificarlo al ayuntamiento del municipio donde se encontraba el mojón, el alcalde pidió al mismo agricultor que la devolviera a su sitio original.

Y es que, lo que puede parecer un suceso anecdótico, podría haber obligado al Ministerio del Exterior a implicarse en el asunto. Afortunadamente, no ha sido necesario llegar a este punto.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat