En el capítulo 8 de la serie documental Pandemia 2020 – Crónicas de un cambio de vida analizamos cómo ha cambiado nuestra rutina deportiva. ¿El confinamiento nos ha servido para introducir el hábito de practicar alguna disciplina o definitivamente hemos tirado la toalla? Con la desescalada, también es interesante ver si hemos cogido con ganas hacer deporte al aire libre.

Este capítulo es principalmente un retrato costumbrista. La venta de material deportivo como pesas, bicicletas estáticas o alfombras se ha agotado en los principales puntos de venta durante el confinamiento. Pero también a través de él hemos experimentado nuevas formas de socialización. Ferran Hidalgo, desde Palma de Mallorca, aprovecha para mantener el contacto con un grupo de amigas con quienes por webcam queda y practican aeróbico conjuntamente. Otros, como Xavi Zambrana en Génova (Italia), interpreta el deporte como un pasatiempo. Con acciones tan sencillas como coger una raqueta de tenis y dar con una pelota contra la pared del comedor. Y también gracias al deporte, la familia del Mar Bernal en Badalona aprovecha para tener entretenido su hijo pequeño, Arnau.

A grandes rasgos, sin embargo, la población ha engordado de media entre 1 y 3 kilos durante la pandemia. Así lo detalla la Sociedad Española de Obesidad. No sólo los cambios alimentarios han influenciado, también el estado emocional y las ganas de salir a comprar como la única vía para salir de casa. La segunda conclusión es que un 45% de la población ha ganado peso.

A partir del 2 de mayo, la práctica del deporte al aire libre aumentó en un 70%. Una tendencia que se disparó y se prevé que se aligere con la introducción progresiva del gimnasio y los centros de rendimiento físico. ¿Ahora bien, el coronavirus nos habrá hecho plantear qué relación tener con el deporte a partir de ahora? ¿Podemos introducir cambios de forma permanente?

Pandemia 2020 - Crónicas de un cambio de vida es un proyecto documental o en formato dietario y en primera persona -que podréis ver a lo largo de 15 días- en que los protagonistas son testigos presenciales de la experiencia de vivir con una epidemia que ha afectado a medio planeta. Explican directamente a cámara, desde la intimidad, cómo han readaptado sus rutinas diarias durante el periodo de estado de alarma en Catalunya y como eso ha repercutido en su bienestar emocional.

Cada uno de los protagonistas tiene un condicionante laboral, generacional, familiar o económico, pero todos comparten un mismo aspecto: el confinamiento los ha cambiado. Vivimos juntos la contracción de la enfermedad, el anuncio de aplicación de un expediente de regulación temporal, la llamada que confirma el vuelo de vuelta en casa, o como aprender a vivir en la soledad más estricta en medio de una pandemia.

Nuria Celia Alba 2

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat