Desde hace unos años, lo más habitual es que los móvil lleven baterías que no se pueden reemplazar, salvo que llevemos el teléfono a un servicio técnico. Esta es la principal razón por la que a todos nos preocupa que el envejecimiento y el deterioro de los móviles.

Normalmente, después de un año o más de uso no se nota que un teléfono empiece a perder capacidad. Sin embargo a los dos años y medio o tres, lo habitual es que la batería no logre llegar a aguantar viva durante toda una jornada.  

Lo bueno es que hay cosas que se pueden hacer para prolongar la vida útil de la batería del teléfono. A continuación vamos a ver algunos consejos para conseguirlo.

La carga parcial es el camino

Un mito de la batería es que ocasionalmente es necesario descargar y recargar por completo para borrar la memoria de la batería. Esto era útil para las baterías antiguas pero no sirve de nada para las de litio.

En cambio, la carga parcial sí es muy recomendable para las baterías de iones de litio y beneficiar la longevidad de las celdas de la batería. Cargar el teléfono cuando la batería está en un rango entre el 30 al 80 por ciento mantiene el voltaje más bajo y prolonga la vida útil de la batería. Es más, las recargas regulares y pequeñas son mucho mejores para las baterías que los ciclos largos de carga completa.

Móvil y cargadorCargar el teléfono cuando la batería está en un rango entre el 30 al 80 por ciento, prolonga la vida útil de la batería

No a la carga inactiva

Cargar durante la noche es un hábito muy común, pero no se recomienda por varias razones. En primer lugar, la carga lenta y continua de una batería completa puede provocar el enchapado del litio, lo que reduce la estabilidad a largo plazo y puede provocar fallos de funcionamiento y reinicios en todo el sistema. En segundo lugar, deja la batería en una tensión de voltaje más alto cuando está al 100%. Y por último, crea un exceso de calor causado por la disipación de energía desperdiciada.

Idealmente, un dispositivo debería dejar de cargarse cuando alcanza el 100 por ciento de la capacidad de la batería, solo volviendo a encender el circuito de carga para recargar la batería de vez en cuando, o al menos reduciendo la corriente de carga a cantidades muy pequeñas.

El calor es el enemigo de la batería

Además de lo ya citado, la temperatura es un factor igualmente clave para la longevidad de la batería. Al igual que los altos voltajes, las altas temperaturas sobrecargan la batería y hacen que pierda capacidad mucho más rápidamente que cuando se mantienen a temperaturas más bajas.

Una batería que permanece en un estado de carga completo expuesta a una temperatura alta sufre mucho. Por eso, no hay que dejar el móvil dentro de la cama para cargarlo por la noche o enchufarlo en el coche en un día caluroso.

Móvil fondo verdeUna batería que permanece en un estado de carga completo expuesta a una temperatura alta, sufre mucho

Los principales consejos

  • Conviene evitar los ciclos completos y la carga nocturna. En su lugar, es preferible cargar el teléfono con más regularidad con recargas  parciales.
  • Terminar una carga al 80 por ciento es mejor para la batería que completarla hasta el 100 por ciento.
  • Es mejor utilizar las tecnologías de carga rápida con moderación y nunca durante toda la noche.
  • El calor es el mayor enemigo de la batería. No se debe cubrir el móvil cuando se esté cargando y hay que mantenerlo alejado de lugares cálidos.
  • Lo ideal es apagar el teléfono mientras se carga, o al menos no utilizarlo mientras se está cargando.
¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat