Si hicieras una encuesta entre tus familiares o amigos acerca de qué navegador de Internet utilizan habitualmente, muy posiblemente tres de cada cuatro te responderían que usan Google Chrome. Así como hace dos décadas Internet Explorer dominaba el mercado, desde hace años el navegador de Google es el que manda. Quizá por eso es importante conocer algunos aspectos sobre él, como por ejemplo sus actualizaciones.

Google Chrome se actualiza automáticamente. No hay una manera sencilla de desactivar las actualizaciones automáticas, pero puede hacerse de varias maneras como deteniendo el Servicio de actualizaciones de Google que maneja las actualizaciones automáticas, por ejemplo. Pero vamos a ver por qué no deberías hacerlo.

Navegador Chrome

Google tiene un buen historial con actualizaciones de seguridad para Chrome. Google Chrome se lanzó originalmente en 2008 y ahora, más de una década después, es difícil señalar un ejemplo de un error de actualización catastrófico que haya causado problemas. Algo que, por ejemplo, no puede decirse del sistema operativo Windows 10, que ha tenido varios errores de actualización importantes en los últimos años.

Normalmente, Google actualiza Chrome con nuevas versiones principales cada seis semanas, mientras que las actualizaciones más pequeñas que solucionan los agujeros de seguridad y otros problemas llegan con más frecuencia. Salvo que no quieras que Chrome se actualice automáticamente, Google lo hace y mantiene la seguridad de tu navegador. También cabe señalar que la mayoría de los usuarios casi nunca notan estas actualizaciones en su día a día.

Estas actualizaciones del navegador tampoco presentan inconvenientes. A diferencia de Windows Update en Windows 10, Chrome no te supone ninguna molestia al obligarte a reiniciar. Chrome se actualiza automáticamente en segundo plano. Si dejas Chrome abierto durante un tiempo, puede pedirte que reinicies tu navegador cuando tenga la oportunidad, pero no se reiniciará automáticamente ni se interrumpirá.

Entonces, ¿se puede decir que Chrome es perfecto? No. Como todos los navegadores web, Chrome está lleno de errores de los que debe preocuparse. Pero estos no son problemas relacionados con la actualización. Son agujeros de seguridad.

Los navegadores modernos son complejos, y los agujeros de seguridad se aparecen regularmente en ellos. Google y otros desarrolladores de navegadores lanzan regularmente actualizaciones para parchear los agujeros encontrados por los investigadores o para bloquear nuevos intentos de ciberataques.

Muchos Chromes

Si no dejas que Chrome se actualice automáticamente, no tendrás estos parches de seguridad y terminarás usando un navegador Google Chrome que será vulnerable a los ataques. Un sitio web malicioso que abra en Chrome podría comprometer tu navegador e instalar malware en tu ordenador simplemente abriendo el sitio web. Los parches de seguridad te protegen de esto, y Chrome los instala regularmente.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat