El perfil de Twitter del Sindicato de los Mossos d'Esquadra (@smemossos) ha sido pirateado esta madrugada y se han difundido datos personales de más de cinco mil agentes -un tercio del total de la plantilla- como, por ejemplo, el número de cuenta, según han informado los Mossos a El Nacional, que han explicado que están investigando los hechos y que ya han activado el paquete de medidas activado, pero se han lamentado de que es un "problema grave" para los agentes afectados.

Los hackers han volcado durante cuatro horas la información que se encuentra en la base de datos del sindicato y la han hecho pública a través de un tuit que compartía un enlace que redireccionava a los nombres y apellidos de los agentes, sus datos bancarios que contienen el nombre de la entidad donde tienen la cuenta y el número de cuenta entero, sus DNI, sus direcciones postales con el número de puerta, el piso y otros datos, la fecha de nacimiento, el número de móvil y el correo electrónico.

En el enlace, que ya ha sido eliminado de la red, decía: "De acuerdo con la ley de transparencia, hoy publicamos el listado de nuestros miembros".

Se trata del sindicato que cuelga de CC.OO., que no es el mayoritario de los Mossos –el primero es UGT–, y que, además de encontrarse cambiado el texto de la descripción de la biografía del perfil por "Cuenta de Twitter del Sindicat de Mossos d'Esquadra para los Derechos Humanos. Aprendiendo de los errores, para refundarnos", también se han encontrado con un tuit publicado en su propia cuenta que anunciaba la refundación del sindicato y con un cambio de la imagen de la portada por fotogramas del documental Ciudad Muerta y de Esther Quintana.

"Hoy, diecisiete de mayo del 2016, queremos compartir un comunicado solemne con el que el Sindicato de Mossos d'Esquadra anuncia su refundación como Sindicat de Mossos d'Esquadra por los derechos humanos". Así empezaba el documento, que todavía no ha sido borrado de la web del sindicato. Bajo un paraguas de declaraciones de intenciones, el texto exponía que "hemos decidido dejar de hacer el trabajo sucio como soldados rasos del capitalismo, y empezar a estar de verdad al servicio del pueblo combativo".

Los cambios a los cuales se referían los piratas informáticos son dejar atrás casos como Ciutat Morta y "homicidios" como Juan Andrés Benítez, entre otros, y exigían "justicia para Esther Quintana y tantos casos más", así como "poner fin a la violencia gratuita en los cuerpos policiales". 

Tipificado en el Código Penal

El director general de los Mossos, Albert Batlle, se ha lamentado en Catalunya Ràdio de "que es un tema especialmente grave" y "ha explicado" que pondrán un teléfono a disposición de los Mossos para "poder atender cualquier petición", así como "para dar seguridad" si reciben amenazas. Batlle ha puesto de manifiesto que "desde el primer momento se han activado todas las unidades de seguridad informática" y ha calmado los ánimos confirmando que la prefectura del cuerpo se encuentra reunida ahora mismo "para tomar las medidas que correspondan".

Por su lado, el conseller d'Interior, Jordi Jané, ha mostrado en RAC1 todo su apoyo a los agentes afectados porque es una cuestión que "puede tener consecuencias penales" y ha negado que eso afecte en el trabajo de los Mossos, pero si a su privacidad porque "afectan a algo muy íntimo de muchas personas".

Aunque el servidor ya ha sido anulado, Jané ha querido advertir sobre la "vulneración" de los datos porque, a pesar de ya no ser accesibles, "alguien puede haber hecho una captura de pantalla" y ha pedido que no se publiquen los datos por respeto a los agentes y porque esto también "tiene una repercusión en el Código Penal". "El mal ya está hecho", se ha lamentado.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat