Teodoro Nguema Obiang, vicepresidente de Guinea Ecuatorial e hijo favorito del presidente Teodoro Obiang Nguema, será juzgado en Francia por el Tribunal Correccional de París. Hacía años que Nguema Obiang había sido implicado en el asunto llamado "de los bienes mal adquiridos", en el que también están acusadas las familias de los presidentes de Congo, Sassou Nguesso, y Gabón, Omar Bongo (ahora su hijo, Ali Bongo). Pronto, pues, se tendrá que establecer una fecha para el juicio para el líder guineano. Es la primera vez que Francia procesa a un dirigente extranjero por un delito de desvío de fondo públicos. Mientras las asociaciones que promueven la acusación, Transparency International France y Sherpa, han celebrado la noticia, el abogado de Nguema Obiang no ha hecho declaraciones. Se teme que el vicepresidente no acuda al juicio.

Fotografía: Diario Rombe.

El inicio del proceso

El proceso fue desencadenado en 2007 por Transparency International i Sherpa, dos organizaciones que denuncian la corrupción a nivel internacional. Estas organizaciones detectaron que Nguema Obiang tenía una gran riqueza en Francia, que no coincidía con sus medios teóricos. Entre sus bienes destacaba una lujosa mansión en la avenida Folch de París, al lado del Arco de Triunfo (con peluquería y discoteca particular). También tenía una gran colección de vehículos de lujo, que incluía un Bugatti Veyron, uno de los coches más caros del mundo, y un Maserati. También había adquirido, en una subasta, el guante que Michael Jackson había usado para grabar el vídeo de Thriller. Nguema Obiang no se escondía de su amor por el lujo: tiene grandes yates y aviones privados. En una ocasión participó en un programa de televisión francés para hacer ostentación de su riqueza yendo de compras. El último carnaval entregó 3,5 millones de euros a la escuela de samba Beija-Flor, de Río de Janeiro, para su desfile. Últimamente, según el digital guineano Diario Rombe, se ha comprado una réplica del coche de Batman (cuesta casi 700.000 euros). El coche circula, ahora, por las calles sin asfaltar de Malabo.

 

Problemas sin fin

Nguema Obiang vio cómo la justicia francesa le decomisaba sus coches, y se vio obligado a ceder su mansión parisina al gobierno franiés. También las autoridades norteamericanas lo persiguieron y se vio obligado a llegar a un pacto con el fiscal, por el que vendía su mansión de Malibú y cedía los beneficios para actividades de beneficencia en Guinea Ecuatorial. Pero la acción judicial francesa continuó y Teodoro Nguema Obiang se negó a comparecer ante el juez que instruía el caso. Eso comportó que la Interpol dictara una orden de |búsqueda y captura contra él, que estuvo en vigor durante años. Sólo se levantó cuando Teodorín aceptó declarar por videoconferencia ante el juez y se comprometió a asistir al juicio en caso de que la acusación continuara adelante. El Estado guineano siempre ha acusado en Francia de neocolonialismo, y alega que el juez francés no tiene competencias para juzgar a Nguema Obiang. Germán Tomo, uno de los testigos de cargo del juicio contra Nguema Obiang, ha sufrido amenazas y un grupo de asesinos a sueldo lo intentó matar en Madrid, en 2005 (confundieron a su hermano con él, y sufrió heridas graves). Se sospecha que detrás del ataque a Tomo había agentes de los servicios secretos guineanos.

El heredero

Teodoro Nguema Obiang, conocido en Guinea Ecuatorial como "Teodorín" o "Patrón", es un personaje muy conocido en el país africano por sus excentricidades. Fue durante mucho de tiempo ministro de Bosques y Agricultura, aunque pasaba largas temporadas fuera del país. En Guinea es muy influyente, porque es el protegido de la "Primera Dama", la primera esposa del dictador, la temida Constancia Mangue. Además, dirige la organización juvenil del oficialista Partido Democrático de Guinea Ecuatorial, la Asociación de Hijos de Obiang (ASHO). Es odiado por muchos de los miembros de la familia de Obiang, porque lo consideran desequilibrado. Pero su padre no ha parado de promoverlo. Primero fue declarado Vicepresidente Segundo del país (un cargo que no existía en la constitución guineana). En la última reforma de gobierno, este mismo año, ha sido elevado a Vicepresidente único del país. Los inversores extranjeros temen que el ascenso al poder de Teodorín, en caso de muerte de Teodoro Obiang (de 74 años), provoque un descalabro en el país por sus excentricidades.

¿De dónde sale el dinero?

Como funcionario público guineano, Teodoro Nguema Obiang nunca ha tenido un salario muy alto. Pero ya hace muchos años, cuando en Estados Unidos estalló el escándalo del Riggs Bank, en 2004, se hizo patente que la familia del dictador guineano se beneficiaba de los recursos públicos de su país. Teodorín, que era ministro de Bosques, ha sido acusado de extorsionar a las empresas forestales que trabajaban en su país. La familia de Obiang ha sido acusada, también, de participar en buena parte de las empresas semipúblicas que se benefician de las convocatorias del Estado. Ante la falta de transparencia del Estado guineano, se sospecha que los beneficios de los yacimientos de petróleo guineanos se dividen, básicamente, entre los miembros de la familia en el poder. Mientras tanto, en un país con un PIB bastante alto, equiparable al de algunos países europeos, no hay vacunas y pocos ciudadanos tienen acceso al agua corriente.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat