David Valls tiene 57 años y, durante 20, trabajó como alto ejecutivo de una multinacional petrolera. Eso le permitió ganar mucho dinero y vivir con todo tipo de lujo, pero no era feliz. "Era un ejecutivo muy agresivo y eso estuvo a punto de provocarme un verdadero colapso. Alguien que me ama mucho me hizo ver que quizás era bueno parar e hice un remanso a Montserrat. A partir de aquí empezó todo", ha asegurado en una entrevista a la ACN.

David ha adoptado el nombre de Pau como religioso y ha dejado atrás su vida de alto directivo para dedicarse a la plegaria. Después de 10 años preparándose, primero como postulante y después como a novicio, este domingo ha firmado su compromiso definitivo con la comunidad benedictina de Montserrat. Hace 4 años que esta comunidad no incorpora a un monje nuevo.

Hoy domingo, coincidiendo con la Solemnidad del Pentecostés, en la misa conventual, Pau ha confirmado sus votos definitivos a la Regla de Sant Benet. El padre abad Josep Maria Soler le ha entregado la cogulla y el libro de oraciones, y ha recibido el abrazo de cada uno de los monjes del monasterio como símbolo de unión y acogida a la comunidad.

Ejecutivo agresivo

Casado por el civil y sin hijos. David Valls trabajaba en una multinacional petrolera como alto directivo. Tal como define él mismo, era un "ejecutivo agresivo", y eso lo llevó a hacer cosas de las que no se siente orgulloso. "Cuandor te das cuenta de que la gente que está a tu alrededor no son felices y crees que puedes estar doliendo a alguien, eso se tiene que detener", ha explicado.

A punto "de un verdadero colapso", una amiga no creyente le recomendó hacer un remanso a Montserrat y, a partir de aquí, surgió su relación de enamoramiento". "No fue de un día para el otro. Fue un proceso", ha explicado.

hermano Pau Valls (antes david Valls) nuevo monje Montserrat ACN

Después de pasar por la hospedería de Montserrat, decidió dejar su trabajo en Madrid e iniciar el postulantado y, más tarde, el noviciado. Para hacerlo, hizo el "voto de pobreza" de manera tal que ha tenido que deshacerse de todos sus bienes. "He decidido dar este paso para ser feliz. Sólo eso lo explica", ha asegurado.

La aceptación de la familia

David Valls, el monje Pau Valls, nació en el barrio de Sants-la Bordeta de Barcelona, en el seno de una familia católica. Sus padres murieron conociendo el cambio que había decidido hacer, y lo aceptaron. Dentro de su familia, asegura, "hay quien lo ha aceptado mejor que de otros, pero todos quieren venir a Montserrat". "Con eso ya lo tengo todo", ha dicho.

Bajo la regla de Sant Benet, 'Ora Et Labora', Valls se despierta cada día a las cinco de la mañana. Sigue todas las plegarias y trabajos religiosos y trabaja. Entre los trabajos que más le gustan, presenta un programa de música folk, titulado 'Peregrinos de las ondas', que se emite a Montserrat Ràdio.

Este domingo, coincidiendo con la Solemnidad del Pentecostés, en la misa conventual, Pau ha firmado su compromiso definitivo con la comunidad benedictina y ha confirmado sus votos definitivos a la Regla de Sant Benet. El padre abad Josep Maria Soler le ha entregado la cogulla y el libro de oraciones, y ha recibido el abrazo de cada uno de los monjes del monasterio como símbolo de unión y acogida a la comunidad.

Bernat Dedéu
Opinión ¡Gracias, Ada! Bernat Dedéu