La Conselleria de Interior prevé que este próximo fin de semana largo, coincidiendo con la verbena de Sant Joan, pueda ser uno de los "de más peligro del año", a causa de la gran movilidad de vehículos, las fiestas, los petardos y las condiciones meteorológicas que pueden favorecer los incendios forestales. Por eso, Mossos, Bomberos, Protección Civil, Tráfico y Agentes Rurales han preparado un dispositivo especial de refuerzo de la seguridad para prevenir incidentes.

Se prevé que entre el viernes y sábado salgan del área de Barcelona más de medio millón de vehículos, sobre todo a segundas residencias de las zonas costeras, cosa que obliga a extremar la precaución a la hora de tirar petardos, porque en zonas rurales hay más peligro que en las ciudades.

El fin de semana más peligroso del año

En rueda de prensa, el conseller de Interior, Miquel Buch, ha pedido que ante la verbena de Sant Joan, el lunes que viene, los catalanes actúen con la máxima responsabilidad y precaución, ya que la situación es "altamente complicada": "estamos posiblemente delante del fin de semana más peligroso del año".

El conseller ha subrayado que la verbena, considerada la fiesta de las hogueras y los petardos y que marca el inicio del verano, llega cuando los bosques están en una situación muy compleja, a causa de la ausencia de lluvias, las altas temperaturas, el descenso de la humedad y el fuerte viento que está previsto que sople durante los próximos días.

"Un pequeño incendio provocado por un petardo puede acabar causando un gran incendio forestal", ha alertado a Buch, después de apuntar que se reforzará a lo largo de los próximos días la vigilancia y la presencia de bomberos en los parques, ya que "toda precaución es poca". "Es una situación altamente complicada, no nos la podemos jugar", ha advertido.

El dispositivo, en cifras

Además, la Generalitat también reforzará para aquel día el servicio de emergencias 112, ya que junto con la noche de Fin de Año la verbena de Sant Joan es cuando reciben más llamadas de alerta a lo largo del año: en la edición del 2018 hubo 4.000.

Paralelamente, la Servicio Catalán de Tráfico también establecerá un dispositivo especial, ya que se prevé la salida a partir de mañana de 510.000 vehículos del área de Barcelona, para pasar el puente en zonas de montaña y de playa. Durante la operación salida -y la posterior operación retorno, concentrada el lunes 24 de junio-, los Mossos d'Esquadra establecerán 905 controles, de ellos 219 de alcoholemia y drogas.

Además, durante la verbena de Sant Joan se realizarán 52 controles específicos, con la participación de 297 efectivos de tráfico, mientras que agentes de orden público y de seguridad ciudadana se desplegarán en puntos sensibles con aglomeraciones y para inspeccionar la actividad en locales de ocio nocturno.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat