El pleno del Ayuntamiento de Barcelona ha aprobado este viernes una proposición de ERC que reclama al consistorio establecer un servicio de asistencia legal para los propietarios y los vecinos afectados por pisos turísticos ilegales y personarse con policía para garantizar los derechos de los vecinos.

El texto aprobado también contempla que el Ayuntamiento ponga en marcha una campaña publicitaria internacional que advierta a los potenciales turistas de las consecuencias negativas que pueden experimentar si se alquila un piso turístico ilegal. La iniciativa republicana ha contado con el apoyo de todos los grupos, exceptuando el PP y Barcelona pel Canvi, que se han abstenido.

La propuesta aprobada llega pocos días después de que unos vecinos denunciaran una agresión por parte de un hombre presuntamente enviado por el propietario de un alojamiento turístico ilegal.

"No es un hecho aislado, es una manifestación más de una cosa que está pasando en esta ciudad por parte de organizaciones cada vez más portento y que actúan cada vez de manera más arrogante", ha explicado el republicano Miquel Puig.

A la hora de defender la propuesta, el concejal ha asegurado que el Ayuntamiento "como mínimo les tiene que decir que les proporcionará apoyo jurídico, porque los afectados se encuentran indefensos y no saben qué hacer".

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat