Balsareny (Bages), pueblo natal del obispo emérito Pere Casaldàliga, ha decretado tres días de luto oficial desde este domingo y hasta este martes tras su muerte en São Félix do Araguaia este sábado en Brasil, en un decreto municipal.

"Su vida ha sido un ejemplo y una inspiración ante un mundo que quiere combatir el inmenso sufrimiento que a menudo nos rodea, un mundo que da la mano a la esperanza a todos los marginados y a los que sufren", sostiene el decreto del Ayuntamiento.

Casaldàliga fue nombrado hijo predilecto del municipio en 1982 y la biblioteca de Balsareny lleva su nombre en honor a la labor del obispo emérito en defensa de los derechos de los pueblos indígenas, campesinos y peones.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat