El Departamento de Salud ha alertado este viernes de que la Región Sanitaria de Lleida está volviendo a niveles de contagio de covid-19 de principios de julio. La gerente de la Región Sanitaria, Divina Farreny, ha hecho un llamamiento a la ciudadanía a reducir la vida social porque con los datos actuales, la vuelta a la escuela y al trabajo previsto para los próximos días "puede suponer un problema". Los tests PCR masivos para detectar asintomáticos han empezado en Lleida ciudad por el barrio de Balàfia. Se ha empezado a hacer pruebas a los vecinos de entre 18 y 40 años y la semana que viene se continuará por otros barrios de la ciudad como Pardinyes y el Secà de Sant Pere, pero también el Centro Histórico y la Mariola.

Después de un descenso en el número de nuevos casos con covid-19 a la Región Sanitaria de Lleida durante las últimos semanas, el Departamento de Salud ha constatado que la situación no se está estabilizando sino todo el contrario, que vuelven a aumentar. Divina Farreny ha señalado por eso que no se trata de una situación "exclusiva" de Lleida sino que está pasando al conjunto del país y por eso ha dicho que los próximos días harán una búsqueda activa de casos para encontrar asintomáticos en un lugar donde durante el verano ha habido una incidencia "alta y sostenida en el tiempo".

Farreny ha alertado de la necesidad de detectar estos casos y asegurar que hagan la cuarentena ya que "nos jugamos la reanudación de la actividad laboral y la vuelta a la escuela". Los niveles de contagios y rebrote actuales son iguales que al inicio de julio, cuando se hizo el cierre perimetral del Segrià y varios municipios de Lleida por el rebrote de casos.

Por este motivo este viernes por la tarde ha empezado el cribado con pruebas PCR en la ciudad de Lleida. El primer punto escogido ha sido el barrio de Balàfia, donde la previsión era de hacer unos 300 a lo largo de toda la tarde a personas entre 18 y 40 años pero también a menores de edad, a los que se les hace la prueba serológica. La subjefe del SEM en Lleida, Sergi Hijazo, ha detallado que la peculiaridad del cribado es que hasta ahora se hacían a partir de listados de personas a los que se había contactado y avisado con cita previa pero en Balàfia se ha hecho a "demanda". Hijazo también ha recordado que es importante que las personas que se hacen la prueba se aíslen preventivamente hasta tener el resultado ya que sino este no tendrá validez.

Este de Balàfia no es el primer cribado masivo que se hace en la ciudad de Lleida, ya que el 19 de mayo se hizo uno en la plaza del Dipòsit, en el Centre Històric, dirigido específicamente a las personas temporeras que acababan de llegar para trabajar en la campaña de la fruta.

La semana que viene, el martes se volverán a hacer pruebas masivas PCR en el Centro Cívico del Ereta, que corresponde al barrio del Centre Històric; el miércoles también se harán en otro punto de la ciudad todavía para determinar; y el jueves se harán en el barrio de la Mariola.

7.000 pruebas PCR

Divina Farreny ha recordado que desde el inicio de los rebrotes se han hecho 3.000 pruebas en residencias de la Región Sanitaria y en los últimos días 4.000 entre diferentes municipios y empresas, sobre todo del sector frutícola. Empezaron hace quince días en Torregrossa (Pla d'Urgell) y Sunyer (Segrià). La semana pasada se hicieron en Albesa y Balaguer, en la Noguera, y esta semana se hicieron el miércoles en Alcarràs (Segrià).

Con respecto al resultado de las pruebas, según Farreny, de los 700 que se hicieron en una central frutícola de la Noguera, 30 personas han dado positivo. Los resultados provisionales del cribado de Alcarràs son de 21 positivos de los 115 resultados que ya se han obtenido de 380 tests hechos.

Dos órdenes judiciales

Por otra parte, Divina Farreny ha explicado que se han aplicado dos órdenes judiciales a personas de la ciudad de Lleida que no querían cumplir con el aislamiento a pesar de haber dado positivo en el test de la covid-19. Según Farreny, son personas que después se derivaron en el Hotel Rambla y la Casa de Colonias de la Manreana y que no habían cumplido con el protocolo de confinamiento en reiteradas ocasiones.

Con respecto a estos dispositivos destinados a acoger personas que tienen que hacer el aislamiento y no tienen medios para hacerlo, Farreny ha señalado que desde que se pusieron en funcionamiento en mayo 740 personas han sido dadas de alta. Actualmente hay 57, entre el Hotel Rambla, la Manreana y el Hotel Ibis de Torrefarrera.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat