La policía francesa ha encontrado armes y una copia del primer libro que escribió el dictador Adolf Hitler, Mein Kampf (Mi Lucha), en casa del sospechoso de haber filmado la agresión de ayer al presidente Emmanuel Macron.

El ataque se produjo durante la gira nacional de Macron por todo el territorio para marcar perfil y dar ejemplo de la nueva normalidad de cara a las próximas elecciones presidenciales en el país. Cuando se encontraba saludando a sus seguidores en una escuela de cocina de Tain, en el sureste del país, un hombre lo cogió fuerte de la mano, se lo acercó y le mandó una bofetada a la cara.

Los detenidos

Los hechos culminaron con la detención de dos hombres de 28 años, el agresor -Damien T- y el sospechoso de haber filmado la escena -Arthur C- que fueron acusados de "violencia deliberada contra una persona con autoridad pública".

La pena podría llegar a los tres años de prisión y a una multa de unos 45.000 euros, teniendo en cuenta la circunstancia agravante relacionada con la personalidad de la víctima.

 

 

 

Una espada, un puñal y un rifle

Según la BBC, los informes policiales indican el libro y las armas se encontraron en la vivienda de Arthur C. Concretamente, poseía de forma legal, una espada, un puñal y un rifle de coleccionista. Sin embargo, no se especifica si el material estaba en buen estado.

El agresor, seguidor de la extrema derecha

Respecto al agresor, se cree que tenía un gran interés por diferentes figuras monárquicas y de extrema derecha, así como por la historia medieval francesa. Por otra parte, tal como indica el artículo de la BBC, su perfil personal de Instagram cuenta con una descripción de sí mismo como un miembro de una federación nacional de artes marciales europeas históricas y de imágenes suyas luciendo trajes de la edad media y con una larga espada.

En esta línea, en el vídeo se puede sentir como el sospechoso llamamiento "Montjoie te Saint-Denis! Abajo el macronismo". Se trata de un grito propio de una batalla medieval, pero que también podría hacer referencia a la película Les Visiteurs (Los visitantes).

 

Retorno a la normalidad

Desde el Elíseo se ha querido vender como un intento de bofetada, aunque el vídeo muestra que ha sido alguna cosa más. Macron escribía, unas horas antes de hacer la visita: ¡"La vida se reanuda en todos nuestros territorios! Es parte de nuestra cultura, de nuestro arte de vivir, el que vamos a redescubrir". Las cifras epidémicas en Francia mejoran a un ritmo más rápido de lo que esperaban los científicos que asesoran al gobierno, lo que tiene que permitir poner fin a la obligación general de llevar mascarilla al exterior a partir del mes de julio.

El presidente del Consejo Científico, Jean-François Delfraissy, reconoció este martes, en una entrevista en la emisora RTL, que con la dinámica actual de reducción de la incidencia, sería "muy difícil" mantener esta obligación "después del 30 de junio". Y añadió: "Hay que ser razonable. La gente que va a pasear por el campo o en las playas dirá que ponemos fin a eso", comentó el máximo responsable del organismo en el cual se basa el Ejecutivo del presidente, Emmanuel Macron, para tomar las decisiones de gestión de la crisis sanitaria. Unas medidas que van en la línea de otros países europeos.

 

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat