Diputados de las formaciones de derecha y extrema derecha del Congreso de los Diputados han impedido, con una fuerte pitada, que el diputado de Junts per Catalunya, Jaume Alonso-Cuevillas, haya podido prometer con normalidad, por imperativo legal, el cargo de diputado en el inicio del debate de investidura.

Cuevillas ha iniciado su juramento de forma irónica, recordando a la Junta Electoral Central y refiriéndose a la conciliación de la vida laboral y familiar, y al empezar a hablar en catalán se han empezado a oír los gritos y silbidos, sobre todo cuando se ha referido a la autodeterminación de los pueblos.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat