El concejal Manuel Valls ha montado hoy otro numerito en el Ayuntamiento, y ha abandonado el pregón que ha pronunciado el payaso Tortell Poltrona al Saló de Cent, justo darse cuenta de que este iba a leer una carta del presidente de Òmnium, Jordi Cuixart, preso en Lledoners.

Emulando las escenas de Inés Arrimadas y de Ciudadanos en el Parlament hace algún tiempo, Valls no ha dudado a marcharse del Ayuntamiento con pose indignada. Y lo ha expresado en la red. "...me he marchado...eso no es un pregón", ha soltado.

"El nacionalismo lo ensucia todo", ha indicado después aludiendo al catalán i evitando toda mención al español o al francés. "La Mercè tendría que ser la fiesta de todos los barceloneses. Basta de relatos falsos, mentiras y ataques contra la democracia española" ha apuntado..

Poltrona ha leído en la carta un llamamiento al inconformismo, y después Cuixart se lo ha agradecido. "¡Qué bestia! Tu nariz rebelde nos es estímulo, admirado Tortell Poltrona. Viva la vida, que quiere decir la lucha y la cultura. ¡Siempre adelante!", ha indicado.

Valls ya ha protagonizado esta mañana el pleno municipal, al proponer retirar la medalla de la ciudad a quien fue presidente de ERC, Heribert Barrera. La iniciativa ha salido adelante con la derecha del consistorio (PP y Cs) y los comunes.

 

 

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat