El presidente del Parlament, Roger Torrent, y el jefe de la oposición en el Ayuntamiento de Barcelona, Ernest Maragall, han denunciado a las instituciones europeas el espionaje contra ellos a través del hackeo de sus teléfonos móviles.

 

Torrent y Maragall han realizado la denuncia en una carta que han enviado a la comisaría para los Derechos Humanos del Consejo de Europa, a la secretaría general de Amnistía Internacional y al relator especial de la ONU por la libertad de expresión, según ha avanzado RAC1.

En la misiva, los dos dirigentes de ERC denuncian una "agresión contra los derechos fundamentales" y subrayan la "inacción de las instituciones españolas", hecho que los obliga a dirigirse a las instituciones europeas.

Además, alertan a la comisaría para los Derechos Humanos que también habría podido ser espiada cuando el presidente Torrent se reunió con ella en mayo de 2019.

Pegasus

Pegasus es el nombre del programa espía desarrollado por la compañía israelí NSO que se habría utilizado para hackear los terminales de Torrent y Maragall, el cual solo pueden comprar los gobiernos y las fuerzas y cuerpos de seguridad. Según una investigación de El País y el diario británico The Guardian, el año 2019 el móvil del presidente del Parlament, Roger Torrent, fue objetivo de este programa de espionaje que se utiliza para "combatir el crimen y el terrorismo".

El CNI

El CNI (Centro Nacional de Inteligencia) dispone del programa de espionaje Pegasus y, por eso, los dos dirigentes independentistas decidieron querellarse contra el que fue director del CNI en el momento del espionaje, Félix Sanz Roldán.

Félix Sanz Roldán cni - acn

Félix Sanz Roldán, exdirector del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) / ACN

Al hacerse público el espionaje, Torrent exigió a la ministra de Defensa, Margarita Robles, que el Gobierno "abriera una investigación al Centro Nacional de Inteligencia (CNI) y depurara las responsabilidades correspondientes". Torrent está convencido de que se puede identificar una implicación de este organismo en su espionaje, que tilda de "grave suceso" ya que "todos los indicios apuntan contra este".

Además, también pidió a Robles que aplique aquellos criterios que siempre ha defendido liderar, como es el compromiso por la transparencia. Por eso, propone que el CNI se someta a las preguntas del Citizen Lab con la finalidad "de aclarar dudas".

Aunque no se puede confirmar la fecha en que el CNI adquirió el programa de espionaje, sí que se sabe que hasta el 2015 el CNI y la policía española eran clientes de Hacking Team. compañía que compite con NSO. Los servicios de información españoles disponían de Pegasus, según algunas fuentes.

El ministerio del Interior, la policía española y la Guardia Civil niegan haber contratado nunca el programa de NSO. Por su parte, el CNI se limita a decir que "actúa siempre de acuerdo con el ordenamiento jurídico".

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat