El Tribunal Supremo rechazará la entrega del presidente en el exilio Carles Puigdemont si finalmente solo se lo extradita por malversación y no por rebelión o sedición. Esta noticia que publica el diario El País llega después de que un tribunal alemán decidiera mantener en libertad Puigdemont y, una vez más, asegurara que no ve delito de alta traición (equivalente alemán a la rebelión).

Por su parte, el tribunal de Schleswig-Holstein ha decidido tomarse 30 días más antes de resolver la situación del presidente; el plazo habitual para resolver una euroorden es de 60 días y en algunos casos se puede prorrogar a otros 30.

Según el rotativo, el Supremo español teme que el tribunal alemán, que sigue sin ver rebelión o sedición, solo entregue al presidente catalán por malversación de fondos públicos. Si se diera esta situación, el juez Pablo Llarena, con el aval del Supremo, rechazaría la extradición.

En un principio el Supremo sí que se planteó aceptar Puigdemont por malversación (castigada con hasta 12 años de prisión), pero a la larga se han olvidado de esta opción, ya que el presidente podía ser que quedara impune. Las fuentes consultadas han explicado a El País que Llarena incluso duda sobre si acudir al Tribunal de la Unión Europea para que determine si Alemania ha interpretado bien la euroorden (es lo que pensaba hacer cuando se supo que Alemania mantenía su postura sobre el presidente catalán).

"Aceptar a Puigdemont solo por delito patrimonial generaría un mensaje erróneo: que los separatistas creen que todo lo que hicieron durante los pasados meses de septiembre y octubre les sale gratis y que, por lo tanto, no es delito celebrar un referéndum con dinero público. Por eso, no aceptaremos traerlo si Alemania solo lo entrega por un delito patrimonial; que se quede en Alemania o donde quiera", indican las citadas fuentes. 

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat