El conseller de Acción Exterior, Relaciones Institucionales y Transparencia, Bernat Solé, ha advertido al presidente de la Generalitat, Quim Torra, que la ciudadanía no entendería que la fecha de las elecciones en Catalunya la fijara de forma "unilateral". En una entrevista con la ACN, Solé ha constatado que al ser el Gobierno de coalición es "mucho mejor" que los acuerdos se tomen con consenso y no de forma "unilateral". Solé ha afirmado que el ejecutivo tiene que tener un "horizonte" y que está "seguro" que se llegará a un acuerdo por la fecha de los comicios. 

Durante la entrevista, Solé ha dicho que el Govern siempre trabaja en "todos los espacios" que permitan la "negociación y el diálogo" y que la comisión bilateral Estat-Generalitat tiene que permitir poner encima de la mesa los problemas "esenciales" de la ciudadanía. Sin embargo, Solé ha dicho que este encuentro sólo tendrá "sentido" si se enmarca en un espacio de "diálogo" y "negociación". "La bilateral está acondicionada a la posibilidad de celebrar la mesa de negociación. Hay que llegar a acuerdos. Nunca dejaremos la silla vacía donde se pueda dialogar y llegar a acuerdos", ha apuntado.

Así, Solé ha destacado que la comisión bilateral tendrá más "garantías de éxito" si existe previamente un clima "de acuerdo y negociación". "Para nosotros es imprescindible la capacidad de sentarse, dialogar y abordar temas esenciales como el derecho a la autodeterminación y la amnistía de los procesados por el 1-O. Que puedan abordarse y puedan llegar acuerdos", ha señalado. "Si el clima es favorable y hay capacidad de diálogo y negociación y una voluntad y actitud proactiva para llegar acuerdos es evidente que la comisión bilateral será mucho más fácil", ha expresado.

Por el contrario, ha avisado de que si delante de la mesa de diálogo entre gobiernos se encuentran "silencio", una "silla vacía" o "confrontación", cualquier otro posible acuerdo "es mucho más difícil". Por todo ello, ha emplazado el Gobierno a generar un "espacio de confianza". Cuando se plantee la celebración de la reunión bilateral, el Govern fijará cuáles son las prioridades y qué miembros del ejecutivo catalán toman parte.

El republicano ha mantenido la tesis de su partido que la mesa de diálogo se tiene que celebrar "lo antes posible" antes del 15 de julio. Sobre el formato del encuentro, ha argumentado que si el Gobierno la quiere celebrar en Catalunya como un "gesto" y se avanza en la negociación "será bienvenido". "Si se tiene que quedar sólo en un gesto, lo importante no es donde se hace. Podemos celebrarla donde convenga", ha apuntado.

Solé ha asegurado que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, no tiene "ninguna otra opción" que tratar las demandas del Govern de referéndum de autodeterminación y amnistía de los presos del 1-O. Ha dicho que se trata de demandas de "muchos catalanes" y que el ejecutivo del Estado no tiene "más opción" que responder a la voluntad popular.

Solé ha dicho que la prioridad del Govern ahora tiene que ser "abordar la pandemia" pero que también hay "que consensuar" la fecha de unas posibles elecciones catalanas. El titular de Acción Exterior se ha mostrado convencido de que se podrá alcanzar un acuerdo entre JxCat y ERC sobre esta cuestión. "Estoy seguro de que ninguna de las dos formaciones quiere que sea el Tribunal Supremo quien anuncie la fecha de las elecciones cuando haga firme la sentencia del TSJC sobre Torra", ha añadido.

Crisis de la conselleria, "superada"

Preguntado por si la conselleria de Acción Exterior ha superado la crisis generada por el caso de acoso del exjefe de gabinete del exconseller Alfred Bosch, Solé ha dicho que se ha trabajado y que la confianza de los trabajadores se ha "recuperado".

Sin embargo, ha manifestado que hay espacios de "mejora" y ha explicado que trabajan para que se mejoren los protocolos internos de detección de estos casos de la Generalitat. Ha dicho que trabajan con la conselleria de Trabajo para que se revisen los protocolos y se garantice que hay un espacio de "confianza" para que se pueda denunciar de forma anónima.

Las propuestas que se elaboren se someterán a valoración del Govern y el ejecutivo decidirá si se aprueban las revisiones del actual protocolo de la Generalitat.

Las delegaciones exteriores durante la covid-19

El conseller de Acción Exterior ha celebrado que las delegaciones del Govern en el Exterior hayan permitido atender "miles de llamadas" de catalanes que estaban en el extranjero y requerían volver a casa. Ha destacado que se recibieron muchas llamadas porque en algunos territorios había un "vacío" del Ministerio de Exteriores. De hecho, ha dicho que ha habido zonas donde catalanes no han tenido ninguna "otra solución" que contactar con las delegaciones y estas les han dado respuesta. Ha explicado que a lo largo de la pandemia se ha podido mantener una "colaboración" con el Gobierno.

Eso sí, Solé ha vuelto a reclamar al Gobierno que haya más vuelos de repatriación porque actualmente todavía hay catalanes en diferentes puntos del mundo que no han podido volver a casa.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat