El secretario general de Junts per Catalunya, Jordi Sànchez, ha replicado al presidente de ERC, Oriol Junqueras, que el 1-O "no fue un error". Tal como hizo Junqueras con el artículo 'Mirant al futur' en 'Ara', Sànchez ha publicado otro en el mismo medio donde subraya que la negociación que los gobiernos catalán y español parece que encauzan, no debe llevar a renunciar a la unilateralidad. El dirigente de JxCat también opina que "no es bueno para la institución de la Generalitat que un exvicepresidente quiera tutelar al actual presidente". En este sentido, Sànchez afirma que las palabras de Junqueras "no pretendían ser neutras. Y no lo fueron".

"La carta firmada por Junqueras traza un espacio de juego que limita la capacidad de acción del president en el liderazgo que se espera de él. No es bueno para la institución de la Generalitat que un exvicepresidente quiera tutelar al actual president, pero en todo caso hace falta dejar claro que la decisión personal expresada en una carta no tiene la fuerza de modificar el acuerdo de legislatura entre ERC y Junts", ha afirmado en el artículo 'L'1 d'Octubre no va ser un error'.

La acusación de Sànchez llega después de que en las negociaciones con Junts para formar el nuevo Govern los republicanos se negaran a dar un mayor peso al Consell per la República argumentando que la Presidència de la Generalitat no podía aceptar la tutela del president Carles Puigdemont.

"La presión para salir de la prisión es grande"

En opinión del dirigente del partido de Carles Puigdemont, la carta de Junqueras, difundida el mismo día que Pere Aragonès y Pedro Sánchez se encontraban por primera vez desde que el republicano es president de la Generalitat, se convierte en "una revisión radical de aspectos esenciales del pasado reciente del independentismo". También entiende que "la presión para salir de la prisión es grande" pero considera que "en el margen de ser audaz también hay que preservar la prudencia para proteger políticamente aquello que explica lo que hoy es el independentismo y sobre todo la legitimidad de lo que hemos hecho para llegar donde hemos llegado".

Así, Sànchez ha insistido que, para él, el 1-O no fue un error ni un acto ilegítimo, y aunque admite que hay que trabajar para incorporar a la parte de la sociedad catalana que rechazaba este referéndum, advierte que el independentismo no puede quedar "atrapado en el imaginario en que sólo cuando el 100% de la población encuentre legítimo el ejercicio de la autodeterminación este se podrá dar".

 

Imagen principal: Jordi Sànchez y Oriol Junqueras / ACN

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat