El síndico de Greuges, Rafael Ribó, ha negado este lunes que tenga relación con la trama del 3% ni con ninguno de los sus implicados, pero ha reconocido que fue una "error" y un "exceso de confianza" aceptar el viaje a la final de la Champions, en el que viajaban algunos de los investigados por la financiación irregular de CDC, por lo que ha asegurado que hoy no lo aceptaría.

Lo ha dicho en su comparecencia en la comisión del Síndic en el Parlament, donde ha dado respuesta a las informaciones periodísticas que recogieron que uno de los investigados de la trama del 3% había pagado a Ribó el viaje en Berlín para ver la final de la Champions de 2015 entre el FC Barcelona y la Juventus.

Ribó ha defendido que se trata de "un tema que tiene una dimensión básicamente personal" y ha argumentado que tenía entradas para ver esta final con un amigo, que al final no pudo asistir, y el exdiputado de CDC Ramon Camp lo invitó a viajar a Berlín junto con un grupo del Barça de la comarca del Bages (Barcelona).

También ha insistido en que no conocía a ninguna otra persona de este viaje, más allá de Camp: "Puedo decir categóricamente que yo no tengo ninguna relación con ninguna otra persona que hacía este viaje. La gran mayoría que iban en este avión ni los conozco ni sé sus nombres. Si los he conocido está porque los he leído en los medios de comunicación".

Asimismo, ha reconocido que a veces recibe regalos pero que están todos publicados siguiendo la Ley de Transparencia y ha destacado que "no hay indicio ni prueba ni posibilidad" que haya aceptado algún regalo incumpliendo la normativa o para hacer un favor a cambio.

Acusa a Cs de quererlo difamar

Además, el síndico ha cargado contra Ciudadanos para utilizar estas informaciones para "difamar" contra él y ha asegurado que el partido naranja no pretende utilizar este caso para luchar contra la corrupción, sino para atacarlo.

"¿Qué pretenden con esta comparecencia? ¿Interesa el vuelo de la final de la Champions? En absoluto. ¿Interesa a la lucha contra la corrupción? Lo que interesa es embadurnar, erosionar y atacar", y ha sostenido que los parlamentarios tienen máxima libertad de expresión para criticar, pero no para mentir.

El presidente del grupo naranja, Carlos Carrizosa, había anunciado que llevará el tema a la Oficina Antifraude y ha recriminado a Ribó que no haya comparecido al pleno, sino en la comisión correspondiente. "Para hablar de como de malvado es el Estado sí que va al pleno. Para explicar por qué se monta en un jet privado con la trama del 3% no", ha apuntado en este sentido.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat