El 29 de agosto de 1940 el president Lluís Companys fue entregado a las autoridades franquistas por parte de los agentes nazis de la Gestapo que lo habían detenido en Francia. Justo ochenta años después, en el mismo punto de la frontera de Irún (Guipúzcoa), se celebrará un homenaje para recordar la figura de Companys.

En un acto organizado por la asociación Kepa Ordoki de Memòria Histórica en el Bidasoa, el próximo sábado 29 de agosto el puente de la Avenida del municipio vasco de Irún se llenará de flores. La asociación también divulgará a lo largo de toda la semana varios materiales históricos para reivindicar la figura y la historia del 123.º president de la Generalitat de Catalunya.

80 años de la entrega de Companys a las autoridades franquistas

Con el inicio de la ocupación nazi en Francia, las residencias del gobierno de la República fueron confiscadas y empezó una fuerte represión contra todos los políticos exiliados. El policía y espía franquista Pedro Urraca Rendueles fue uno de los principales encargados de encontrar a los exiliados y deportarlos al Estado español. Así lo hizo con Lluís Companys, detenido el 13 de agosto de 1940 en Ar Baol, en la Bretaña francesa, por seis agentes de la Gestapo y el mismo Pedro Urraca.

Pedro Urraca. Fuente Blog Iñaki Anasagasti

El policía y espía franquista Pedro Urraca.

Una semana después de la detención, Companys fue interrogado en la prisión La Santé de París, y el 25 de agosto Urraca recibió la orden de extraditar a Companys a Madrid. "Companys saldrá temprano por la mañana, en automóvil, y estará acompañado por un oficial alemán y el Sr. Magpie, funcionario de la Dirección General de Seguridad," especificaba la nota "secreta" que Ramón Serrano Suñer, ministro de Relaciones Exteriores de Franco, envió a Urraca.

Las autoridades nazis aceptaron la extradición y, el 29 de agosto, el coche en el que viajaba Companys llegó al puente Avenida de Irún. Allí, Urraca hizo la última foto de Companys y le entregó una postal para que la enviara a su esposa, Carme Ballester. Del 29 de agosto al 3 de octubre, Lluís Companys estuvo en un calabozo individual al sótano de la Dirección General de Seguridad de Madrid. El 3 de octubre fue trasladado a Montjuïc y condenado a muerte por el Consejo de Guerra. Lo fusilaron la mañana del 15 de octubre.

Recuperar la memoria histórica

Aparte del acto de homenaje del 29 de agosto, la asociación Kepa Ordoki colgará en su página web una entrevista a Antoni Strubell, coordinador del comité Lluís Companys que, entre otras cosas, organizó un concierto de Joseba Tapia y Lluís Llach en 2000 con motivo del 60 aniversario. Además, también publicarán una conversación con Gemma Aguilera, autora del libro "Agente 447, el hombre que detuvo a Lluís Companys" sobre Pedro Urraca.

La asociación de Memoria Histórica en el Bidasoa nació en 2018 a raíz del trabajo de un grupo de vecinos de Irún, Hondarribia y Hendaya para recuperar la información sobre cinco centros de detención que el franquismo estableció en esta zona.

 

Imagen principal: La última imagen del president Lluís Companys, hecha por el espía y policía Urraca

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat