La instalación, el pasado enero, de una máquina expendedora provisional en la estación de Renfe de Ayerbe (Huesca) ha movilizado a la plataforma catalanofóbica No Hablamos Catalán, que se ha hecho eco de supuestas quejas de usuarios ante la circunstancia que la máquina de venta de billetes -que sustituye a la venta por taquilla- ha llegado con rótulos en castellano y catalán.

Ayerbe está situada al oeste de la provincia de Huesca y alejada, por tanto, de la zona catalanófona de la Franja. Aún así, llama la atención que la instalación de esta máquina -provisional según la misma Renfe- haya disparado las alarmas de entidades contrarias al uso del catalán, que no han evitado el uso de expresiones como “imposición del catalán” o “rodillo catalanista”.

Según ‘Heraldo de Aragón’, todo indica que se trata de una máquina reutilizada procedente de una estación catalana, y se indica que la interficie de usuario e incluso un cartel pegado a posteriori donde se informa que solo se puede pagar con tarjeta están escrito igualmente en castellano y catalán. Renfe ha indicado que técnicos de la empresa trabajan para eliminar el catalán de la máquina.

Por su parte, y según el medio citado, el alcalde de la localidad, Antonio Biescas (PSOE), asegura que no ha recibido ninguna queja al respecto y que, en todo caso, el problema es el cierre de la taquilla que obliga a todos los viajeros a hacer uso de la máquina, más allá de que además de en castellano también se ofrezca en catalán.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat