Matt Carthy (Birmingham, 1977) es eurodiputado del partido irlandés Sinn Féin, adherido al grupo de la Izquierda Unitaria Europea. Entró en la Eurocámara en las elecciones de 2014 y ahora se encuentra a la recta final de su primera legislatura, con intención de repetir. Carthy es miembro de la plataforma de Diálogo UE-Catalunya y ha denunciado en varias ocasiones los excesos del gobierno español contra Catalunya y la existencia de presos políticos.

Su partido es uno de los dos con más representación en la Asamblea de Irlanda del Norte y el que capitanea el movimiento nacionalista irlandés. También tienen presencia en el Parlamento de Westminster, pero se niegan a tomar posesión de los escaños ya que supondría validar la soberanía británica sobre la isla de Irlanda y jurar fidelidad a la monarquía.

matt carthy - GUE/NGL

GUE/NGL

A las próximas elecciones europeas, habrá presos y exiliados liderando candidaturas catalanas. ¿Cómo valora esta situación?

Eso no es normal y no tendría que estar pasando en una sociedad democrática y pacífica. Son personas que tuvieron el apoyo suficiente de los electores para ser elegidos al Parlament de Catalunya y que se encuentran en prisión sólo por organizar una manifestación donde la gente pudo expresar de manera democrática su opinión sobre la independencia de Catalunya. Es un escenario totalmente inusual.

De hecho, los otros únicos casos que puedo recordar son retrocediendo a la Irlanda de los años 80, concretamente, en el norte de Irlanda. Allí, algunos presos políticos hicieron una huelga de hambre durante la cual fueron elegidos al Parlamento británico y pasó mucho tiempo antes de que el gobierno británico reconociera que la manera de lidiar con estos asuntos no era encarcelar sino implicarse en un diálogo y negociación. Espero que el gobierno español no tarde mucho en aprender también esta lección.

¿Por lo tanto, considera que los presos independentistas son presos políticos?

Sí, para mí los presos catalanes son presos políticos porque están encarcelados por motivos políticos. Cualquier observador objetivo puede concluir que su encarcelamiento tendría que levantarse inmediatamente. Están en prisión por haber hecho posible la voluntad del pueblo de Catalunya. Sería mejor que el gobierno español, en lugar de involucrarse en este proceso judicial, dialogara con los representantes electos del pueblo de Catalunya para encontrar una salida pacífica a esta situación.

Un crecimiento del voto para los candidatos que defienden el derecho a la autodeterminación de Catalunya enviaría un mensaje muy potente

¿Cree que contar con más escaños en el Parlamento Europeo podría marcar una diferencia sobre la visión internacional que se tiene de la situación catalana?

Creo que un crecimiento del voto para los candidatos y partidos que defienden el derecho a la autodeterminación de Catalunya enviaría un mensaje muy potente. Reflejaría la voluntad de los catalanes y contribuiría a mostrar internacionalmente que no se puede seguir esperando mientras la situación en Catalunya sigue empeorando.

Personalmente, sin embargo, no puedo decir si eso resultaría inmediatamente en un cambio de actitud por parte de los líderes del gobierno español o de las instituciones europeas, que han mantenido un silencio total sobre la situación en Catalunya. Sea como sea, un buen resultado a las elecciones europeas de partidos que defienden la democracia, los derechos humanos y los mecanismos pacíficos para tratar desacuerdos políticos forzaría a los líderes de la Unión Europea a responder.

Es imposible que los presos reciban un juicio justo

matt carthy - GUE/NGL

GUE/NGL

Ahora mismo, se está celebrando el juicio por el referéndum del 1 de octubre. Usted visitó a los presos antes de que empezara y ejercerá de observador internacional en el Tribunal Supremo. ¿Qué piensa de este proceso judicial?

Ellos son representantes honorables del pueblo de Catalunya. No son presos, no son criminales. Simplemente, están encarcelados por haber seguido un mandato democrático aprobado por el Parlament con los apoyos suficientes y celebrar el referéndum siguiendo aquel mandato. El 1-O, aunque se intentara evitar con violencia, los catalanes votaron y consiguieron un claro resultado que muestra su voluntad. Los motivos por los que han sido encarcelados y juzgados lleva a cualquier persona con una visión neutral a la conclusión que es imposible que reciban un juicio justo. Los cargos a los que se enfrentan son tan absurdos... Se tiene que parar este proceso, los presos tienen que ser liberados y se tiene que establecer una negociación entre representantes del gobierno catalán y del español.

Por lo tanto, con todo lo que hemos visto de juicio hasta ahora, ¿cree que hay base para los delitos de sedición y rebelión?

Absolutamente, no. Lo que se está haciendo es increíblemente perjudicial no sólo para la democracia sino también para las instituciones europeas. Nosotros hemos sido muy claros con la Unión Europea: si eso estuviera pasando en Sudamérica, en el Oriente Medio o en un país asiático, la UE condenaría con contundencia que hubiera personas en prisión sólo por permitir votar a los ciudadanos. Sin embargo, está pasando en la propia UE y el silencio de sus líderes les hace cómplices de la situación.

La UE ha perdido mucha credibilidad con esta reacción a la crisis catalana

De hecho, desde Catalunya, el independentismo ha esperado en muchos momentos una intervención de Europa que nunca ha llegado. ¿Qué cree que podría hacer que esta reaccionara?

Hay dos respuestas diferentes de Europa. Una es la de la gente. Creo que en toda Europa mucha gente se enfadó por las acciones del gobierno español el día del referéndum, cuando intentaron evitarlo con violencia y, posteriormente, cuando rechazaron el resultado y encarcelaron personas por haberlo permitido. Creo que la gente corriente de toda Europa se sintió muy disgustada por estas acciones y en choque por el hecho de que nadie interviniera.

¿Y la Europa de las instituciones?

Desgraciadamente, la respuesta de los líderes de la UE no ha reflejado la respuesta de sus ciudadanos. Su respuesta ha sido la de quedarse en silencio, hacer ver que no está pasando nada y que eso no es una grave violación de todos los estándares de paz, democracia y derechos humanos con los que la UE quiere identificarse. Creo que la UE ha perdido mucha credibilidad con esta reacción a la crisis catalana. Espero que, con el tiempo, los líderes de la UE, a raíz de la respuesta de los ciudadanos europeos y de la actuación antidemocrática del gobierno español, se darán cuenta de que no pueden seguir manteniéndose en silencio mientras tienen lugar estas injusticias y este juicio farsa. Confío en que se verán forzados a responder de una manera más proactiva y a defender la paz, la democracia y los derechos humanos.

Eso a lo que España llama 'juicio justo' no es normal en la mayor parte de Europa

Desde que Puigdemont y parte del Govern se marcharon al exilio, ha habido intentos por parte de la justicia española de extraditarlos pero, ante la imposibilidad de hacerlo por los cargos de rebelión y sedición, retiraron las euroórdenes. ¿Qué cree que dice eso de la justicia española?

Es una señal muy clara que el proceso judicial que se está llevando a cabo no es normal y no es aceptable para la mayoría de sistemas judiciales. Para los otros estados, se entiende como un proceso político y no como un tema judicial, y por eso no han detenido a los exiliados ni han actuado contra ellos. Esta situación demuestra que eso a lo que España llama 'juicio justo' no es normal en la mayor parte de Europa.

El procés catalán se ha desarrollado con dos partidos diferentes al frente del gobierno español, el PP y el PSOE. ¿Qué piensa de la gestión que han hecho de este conflicto?

Los dos han sido cómplices de hacer daño a la reputación de España por toda Europa y el mundo. Los actos de sus políticos están haciendo daño a la reputación del país a nivel internacional porque cualquier persona puede ver que no es un ejercicio político ni democrático y que lo que hace falta es negociación y diálogo. Por lo tanto, creo que las acciones de los gobiernos españoles están haciendo un mal favor a su propia gente y también a los catalanes prohibiéndoles el derecho a decidir su futuro.

Los actos de los políticos españoles están dañando la reputación del país a nivel internacional

Intervención de Matt Carthy en la Eurocámara denunciante la existencia de presos políticos en España | ACN

Usted pronunció un contundente discurso en defensa de la libertad de los presos en la Eurocámara. ¿Qué respuesta recibió por parte de los líderes del Parlamento?

Desgraciadamente, por parte de los líderes del Parlamento Europeo la respuesta que recibí fue el silencio, se niegan a hablar de esta cuestión, haciendo ver que no está pasando nada. Parte de esta actitud se debe al hecho de que los partidos españoles que han gobernado, el PP y el PSOE, forman parte de los grupos más grandes del Parlamento Europeo. Si estos partidos estuvieran en grupos más pequeños, quizás se vería una respuesta más fuerte a nivel europeo.

¿Y los otros eurodiputados qué decían?

Después de la intervención, muchos eurodiputados de todos los grupos políticos vinieron a decirme que daban apoyo a lo que había dicho pero que, al ser miembros de los grupos donde están los partidos españoles, no están dispuestos a defenderlo públicamente. Es lamentable, pero espero que con el tiempo harán oír su voz en defensa de la paz y los derechos humanos.

En febrero, la Eurocámara prohibió una conferencia de Puigdemont y Torra pero, en cambio, poco después permitió una donde participaba la ultraderecha de Vox. ¿Cree que se utilizó una doble vara de medir por parte del Parlamento?

Sí, creo que sí. La excusa para cancelar el acto catalán era muy dudosa y el argumento de que podía afectar a la seguridad era absurdo. Creo que hubo una intervención política, porque otros grupos con posiciones políticas muy dudosas han accedido a las instalaciones del Parlamento Europeo. Las acciones de los líderes del Parlamento fueron vergonzosas y decepcionantes. No sé cómo pudieron justificar aquello. Pero, para los ciudadanos conscientes, aquello fue una clara interferencia política en un proceso democrático. Y espero que no se vuelva a repetir.

La situación sólo se desencallará cuando se ejerza presión internacional sobre España y este es el rol que tiene que tener la UE

¿Para terminar, qué futuro ve al conflicto entre Catalunya y España?

Históricamente, se sabe que cuando hay conflictos como estos, en algún momento, la gente se sienta y abre un diálogo o negociación. Pediría al gobierno español que no permita que las relaciones se contaminen antes de que este momento llegue. El ejecutivo español tendría que comprometerse con un diálogo político y liberar a los presos. A los líder europeos, les pido que faciliten y fomenten estas conversaciones lo antes posible.

¿Cree que este momento de diálogo podría llegar pronto?

Hace falta voluntad política por parte de las autoridades españolas. Los representantes políticos catalanes han sido muy claros reivindicando que ellos quieren diálogo, cosa que el gobierno español no ha hecho. Por lo tanto, está en manos del Estado. Sin embargo, creo que la situación sólo se desencallará cuando se ejerza presión internacional sobre España y este es el rol que tiene que tener la UE.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat