Paseando un Sant Jordi por Barcelona, Manuel Valls decidió que quería ser el alcalde. Es una de las confesiones que el ex primer ministro francés comparte en el vídeo que encontraréis a continuación, una entrevista más personal, que descubre su lado más desconocido. Valls hizo público el paso hace más de medio año. En aquel momento, las encuestas dispararon sus posibilidades de conquistar la alcaldía, pero poco a poco la demoscopia ha ido desinflando la burbuja. Pase lo que pase, sean cuáles sean los resultados, dice que se quedará en Barcelona.

Ciutadans lo quería en exclusiva. Él ambicionaba una candidatura que aglutinara también al PP y al PSC, una aspiración que quedó frustrada a la primera de cambio. Finalmente Valls encabeza una plataforma que se sustenta principalmente en la estructura de partido de Cs -la propia Arrimadas cierra simbólicamente la lista-, pero que incorpora fichajes de un espectro más amplio. Desde ex de Unió a exsocialistas de primera línea como Celestino Corbacho, el número tres. Venera la época de Pasqual Maragall alcalde y de hecho se ha rodeado de parte del equipo de estrategas que le convirtieron en president de la Generalitat. A diferencia de Rivera, deja claro que prioriza alianzas con el PSC.

Seguridad

Es el pilar principal sobre el cual ha construido su programa electoral. La esencia: tolerancia cero con la delincuencia. Entre las promesas, 1.500 agentes más para la Guardia Urbana, instalar cámaras de vigilancia en la ciudad y acabar con el top manta en 90 días.

Vivienda

Parte de la base que la situación actual no tiene fácil solución y defiende que la única alternativa para rebajar precios es construir más. Todo, a través de un gran pacto con el sector privado. Valls espera edificar 10.000 nuevas viviendas en 8 años.

Turismo

Sí a los hoteles de lujo. El proyecto de Valls pasa por mejorar la calidad del turismo a través de la construcción de hoteles como el Four Seasons, que tenía que hacerse en la Diagonal con Paseo de Gracia pero que quedó truncado.

Medio ambiente

Como el resto de candidatos, sitúa la lucha contra la contaminación como una prioridad. Para cuidar mejor el medio ambiente, apuesta por mejorar el transporte público, haciendo énfasis en la finalización de la L9 y la estación de la Sagrera, el impulso de un bus eléctrico como alternativa al tranvía y el corredor mediterráneo.

Procés

Coincide con los independentistas en criticar la ambigüedad de Ada Colau en relación al procés. Pero por el lado contrario. Lo explica con una metáfora, que quiere una Barcelona de todos los colores y no sólo amarilla.

Cultura

Repensar la montaña de Montjuïc como cuna cultural, reformar el Paralelo para convertirlo en un gran boulevard de teatros o promover unos Grammy Latinos en Barcelona. Son algunas de las propuestas de Valls con respecto a políticas culturales.

Ciudadanos es desde 2015 la tercera fuerza en el Ayuntamiento de Barcelona. Con Carina Mejías al frente, superaron a ERC en 300 votos. Los distritos donde sacó mejores resultados fueron Sarrià y Les Corts. ¿Superará Valls los 77.279 votos de hace cuatro años, cuando Cs era sólo Cs?

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat