La reunión entre los líderes de los 28 estados de la UE para cerrar el reparto de altos cargos de la UE ha acabado este jueves sin ninguna propuesta firme sobre la mesa. "No ha habido mayoría en torno a ningún candidato, se ha acordado que tiene que haber un paquete (de propuestas de nombres) que refleje la diversidad de la UE y que nos reuniremos el 30 de junio", ha dicho el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, en rueda de prensa al acabar la reunión. La falta de consenso entre los jefes de estado y de gobierno y las familias populares, socialistas y liberales ha impedido sellar quien quieren que ocupe, entre otros, la presidencia de la Comisión Europea cuando termine Jean Claude Juncker.

"Necesitamos más tiempo", ha asegurado Tusk. Así, con el 2 de julio al horizonte, cuando el nuevo Parlamento Europeo se tiene que constituir para avalar los nombres propuestos y votar también quien será el presidente de la Eurocámara, los líderes de los 28 volverán a reunirse en Bruselas in extremis el próximo domingo 30 de junio.

Algunos de ellos participan antes en la cumbre del G20 en Osaka, en Japón, y la fecha del 30 era la más factible a nivel logístico.

Preguntados sobre qué puede cambiar de aquí a domingo de la próxima semana, Juncker ha señalado en la rueda de prensa conjunta con Tusk que confía qué poco pero qué entonces, ni que sea por motivos de calendario, "la decisión se tendrá que tomar".

Durante la jornada del jueves, se han constatado las posiciones de las diferentes familias políticas pero no ha habido ninguna cesión. "Ahora hay que acercar posturas", ha dicho una fuente diplomática. El equilibrio que buscan los jefes de estado y de gobierno no es fácil, idealmente tiene que haber en el reparto de cargos un equilibrio geográfico, de género y entre familias políticas y además tiene que contar con el aval posterior del Parlamento Europeo.

El hecho que por primera vez populares y socialdemócratas no sumen mayoría en la cámara amplía a la fuerza que el acuerdo cuente también con el apoyo de los liberales.

La intención es cerrar un acuerdo sobre posiciones como la presidencia de la Comisión Europea, la presidencia del Consejo Europeo, la presidencia del BCE, la del presidente del Parlamento Europeo y el Alto/a Representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad.

Si bien en el día previo a la reunión en Bruselas, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, se mostraba "cautelosamente optimista", ya este jueves el polaco admitía que se mostraba "más cauto que optimista".

Varias fuentes diplomáticas han asegurado que se ha mostrado "sintonía" entre socialistas y liberales "en muchos puntos" y que al mismo tiempo se ha constatado que el candidato de los populares Manfred Weber no cuenta con bastantes apoyos para ser el sucesor de Juncker.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat