Si tuviéramos que preguntar en Salvador Illa cómo calificar las negociaciones para cerrar la investidura entre Junts per Catalunya y ERC, seguro que escogería una sola palabra: "fracaso". El candidato del PSC a la Generalitat y exministro de sanidad ha vuelto a utilizar esta palabra para definir los contactos entre ambos partidos independentistas, pero ahora apuntando a un nuevo objetivo, el ultimátum de los republicanos a los de Puigdemont, que dejaba el día de ayer como fecha límite.

El lunes 17 de abril, Pere Aragonès apremiaba Junts para cerrar, por fin, el acuerdo para la formación de un nuevo gobierno independentista, poniendo una fecha límite: el 1 de mayo. Un día después del Primero de Mayo, el ultimátum de ERC ya es papel mojado, pero consiguió la celebración de una segunda cumbre (in extremis), en el centro penitenciario de Lledoners.

Una reunión de dos horas de la cual no se conocen los detalles, pero que Esquerra valoró positivamente, según explicaron a Europa Press fuentes del partido. Las mismas fuentes han añadido que los republicanos dedicarán el resto del día a estudiar la situación después de este encuentro, y que prevén pronunciarse entre hoy y lunes.

A pesar de todo, el candidato socialista, Salvador Illa, parece que estos movimientos no lo convencen. En declaraciones realizadas durante su visita a los barrios de Bonavista y Camp Clar de Tarragona, ha calificado de "fracaso" tanto el ultimátum de los republicanos como la posibilidad de un gobierno de ERC y Junts, el cual ha tildado de "vía fracasada".

En este sentido, ha vuelto a reclamar un paso al lado de los independentistas para dar la posibilidad al PSC, "los ganadores de las elecciones", de formar un gobierno de izquierdas. "Hay un camino alternativo, el de un gobierno de izquierdas en el Parlament de Catalunya. Reclamo abrir un nuevo tiempo y que este tiempo lo construimos bajo el liderazgo de quien ganamos las elecciones, con una mayoría muy clara, de 50.000 votos," ha dicho.

Preguntado sobre la posibilidad de que el PSC diera apoyos puntuales a un gobierno republicano en solitario, ya que ERC ha planteado esta alternativa si no cierran un pacto con la formación de Puigdemont, el dirigente socialista ha reiterado que quiere abrir una nueva etapa en Catalunya bajo el liderazgo del PSC. "No contemplo otros escenarios, Catalumya necesita un gobierno estable que se centre en los problemas que tienen los ciudadanos y esto reclama de mayorías sólidas y en el Parlament de Catalunya hay de izquierdas", ha destacado. A pesar de esto, ha dicho que no tendrán una posición "obstruccionista".

El PSC, consiguió más votos a las elecciones del 14F, pero solo tiene 33 diputados, los mismos que Esquerra Republicana de Catalunya. En caso de cerrar un acuerdo con los comunes, que tienen 8 diputados, sumarian 41 escaños. En cualquiera de los casos sería necesario un acuerdo con ERC para llegar a la mayoría absoluta y poder formar un gobierno de izquierdas en el Parlamento de Catalunya. Una posibilidad que en principio no está sobre la mesa, ya que los republicanos se comprometieron en campaña a no pactar con los socialistas.

 

 

Imagen principal, Illa durante su visita a Tarragona / ACN

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat