La Crida Nacional per la República, impulsada por el expresidente Carles Puigdemont y el exlíder de la ANC Jordi Sànchez, se reactivará el martes 17 de septiembre con la celebración de una asamblea para constituir las sectoriales ideológicas del movimiento político, el mismo mes en el que está previsto que se lleve a cabo la reordenación del espacio de JxCat.

Fuentes de la Crida consultadas por Europa Press han explicado que el movimiento, que se fundó el 27 de enero de este año, prosigue así su actividad después de que a finales de julio ya convocara a sus bases para plantear propuestas que guiaran "en el camino hacia la independencia y a la construcción de la república".

Esta reunión del movimiento político, que formalmente es una asociación pero que también está registrado como partido, tiene lugar el mismo mes en el que debe realizarse la reordenación del espacio de JxCat, del que forman parte la misma Crida y el PDeCAT.

En la reunión del 17 de septiembre, según las citadas fuentes, se crearán tres grandes sectoriales ideológicas —izquierdas, socialdemócrata y liberal—, y la reunión probablemente se celebrará en el centro cívico de las Cotxeres de Sants, aunque aún no está cerrado.

Tras este encuentro, la Crida también tiene en el calendario la creación del consejo de representantes a finales de noviembre, formado por 204 personas y cuyas funciones son asimilables a las de un parlament para deliberar las cuestiones del movimiento.

Reorganización

A la espera del inicio del curso político, la mayoría de los actores implicados en la reorganización de JxCat están de acuerdo en que estas siglas se erijan como marca principal y hagan de paraguas del PDeCAT y de la Crida, salvo que haya un cambio de rumbo orquestado por Puigdemont.

Y es que Puigdemont debe presentar y enviar una propuesta de reordenación del espacio al expresidente de la Generalitat Artur Mas y al presidente del PDeCAT, David Bonvehí, formación que tiene el registro de la marca de JxCat como partido político.

Mientras que Mas es partidario de unificar todos los actores bajo JxCat, el PDeCAT impulsó en julio un proceso participativo con el objetivo de influir en la reordenación del espacio con fecha límite el 20 de septiembre, y en todo ello hay que tener en cuenta también la influencia que puedan ejercer los independientes de JxCat.

Liderazgos

También está en debate la futura organización de la formación que surja de esta negociación, y la mayoría de los implicados no ponen en cuestión el liderazgo de Puigdemont, y más después del resultado que logró en las elecciones europeas.

"Es una marca", destacan otras fuentes consultadas por Europa Press, por lo que pocos discuten que Puigdemont pueda ocupar la presidencia, y lo que está abierto es quien asumirá la secretaría general y la de organización, y si el secretario general será el candidato a la presidencia de la Generalitat.

El baile de nombres no cesa y entre los que más suenan está el de los consellers Miquel Buch —el único que se ha postulado públicamente—, Meritxell Budó, Damià Calvet y Àngels Chacón.

Otros nombres que ganan peso en estas negociaciones son el de la actual portavoz de JxCat en el Congreso, Laura Borràs, el de la número dos de JxCat en el Ayuntamiento de Barcelona, Elsa Artadi, y el de alcaldes del PDeCAT como Marc Castells, Marc Solsona, Marta Madrenas y Anna Erra.

Se trata de alcaldes que han logrado revalidar sus alcaldías y, junto a otros, reclaman tener peso en el diseño de la futura reorganización que se lleve a cabo.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat