El abogado de Joaquim Forn, Xavier Melero, desconfía del testimonio de Rajoy, Sáenz de Santamaría y Zoido en el juicio al procés. En una entrevista en El Món a Rac 1 este jueves, ha manifestado que no se cree que sean unos "merluzos", "tal como demostraron ante el tribunal". El letrado ha insistido en que el delito de rebelión "no se puede meter en este juicio" y que el turno de última palabra puede suponer un riesgo para los acusados al tratarse de una prueba valorable. ​

Melero está convencido de que todos los presos saldrán de la prisión después del visto para sentencia porque el tribunal ha ido quemando todos los argumentos para mantener "la prisión provisional". Asimismo, ha dejado claro que este juicio no ha sido político.

El letrado ve imposible construir la malversación para Forn. Ha recordado que al exconseller de Interior siempre se le reprocha que gastara menos de lo que lo hizo, "no al revés". También ha mencionado la posibilidad de que el Tribunal Supremo opte por una condena por incitación a los desórdenes públicos, que supone una pena de prisión de 4 años, aunque él ha seguido defendiendo la absolución.

Melero cree que el tribunal no puede aplicar en este caso el delito de rebelión, y tampoco cree que concurra el de sedición, porque también requiere violencia. Ahora bien, ha añadido que en este campo hay "banda ancha para moverse", y ha especulado con la posibilidad de que se opte por una condena "por incitación a los desórdenes públicos".

El letrado ha admitido que ha habido algunos días "tediosos" en este juicio por el excesivo número de testimonios, opinión que algunos magistrados también le han transmitido. Sobre los tempos de la sentencia, Melero no ve la resolución inminente. "Por mucho que corran, que querrán correr, veo muy difícil que haya sentencia antes del otoño", ha apuntado.

Un juicio "ejemplar"

Para Melero, el juez Marchena ha hecho un trabajo muy difícil, y aunque no se compraría "una camiseta con su imagen" considera que "lo ha llevado bastante bien".

Como técnico, no es partidario del turno de las últimas palabras en la última sesión de juicio porque los acusados se exponen a que les perjudique "porque es una prueba valorable". En este sentido, se ha referido específicamente a la última intervención del presidente de Òmnium, Jordi Cuixart, y ha valorado que la frase 'lo volveremos a hacer' no ayuda fuera de contexto, aunque Cuixart "antes deja claro que él no ha cometido ningún delito".

"Buscamos un consenso en un punto que fuera digerible para todos", ha dicho. Ha apuntado que el exconseller hizo un alegato político pero también dijo que él no tenía ninguna intención de ir contra la Constitución o de poner los Mossos d'Esquadra en una situación comprometida.

Los cuatro fiscales no estuvieron presentes en esta ronda de últimas palabras y Melero ha admitido que hubiera preferido que ayer estuvieran por cortesía profesional con el tribunal.

"Los partidos no tendrían que ejercer de acusación"

El abogado de Forn ha remarcado que los demócratas "tienen que estar muy agradecidos a Vox", porque este juicio ha demostrado que "las acusaciones populares son absolutamente disfuncionales".

En este sentido, considera que la acusación popular se tiene que restringir. "Me parece un error que haya personados partidos políticos en procesos penales", ha concluido.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat