El Ministerio de Asuntos Exteriores español, dirigido por Josep Borrell, ha pedido al Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) cerrar cautelarmente las delegaciones del Gobierno en Berlín, Londres y Ginebra al considerar que están "al servicio de un proyecto secesionista inconstitucional".

El escrito argumenta que la actividad de las delegaciones excede las competencias de la Generalitat en materia de relaciones internacionales y que tienen una finalidad "inconstitucional como es la creación de una estructura de estado al servicio de un proyecto de transición nacional de carácter secesionista inconstitucional".

Según el Ministerio de Exteriores, las delegaciones suponen un "grave perjuicio para la política exterior de España" y son "nocivas para los intereses del Estado". El TSJC ha confirmado que ha recibido este martes el escrito presentado por la Abogacía del Estado de petición de medidas cautelares en relación con las delegaciones de la Generalitat, dentro de la causa que se tramita en esta sección.

El Ministerio de Exteriores ha lamentado a través de un comunicado "haber tenido que solicitar las medidas cautelares", pero ha asegurado que no tenía "ninguno otro opción para preservar el mandato legal que sitúa dentro de la competencia exclusiva del Estado la posibilidad de establecer medidas que regulan y coordinan las actividades con proyección externa de las comunidades autónomas". Además, ha apuntado que, a pesar de pedir cerrar cautelarmente las delegaciones, desde el Ministerio de Exteriores "no se discute la acción exterior" de la Generalitat.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat