Tras el fracaso de la primera votación de investidura, que Pedro Sánchez ha perdido estrepitosamente, los socialistas toman la iniciativa para reanudar las negociaciones en las 48 horas que quedan. Así lo han acordado en una reunión que el candidato socialista ha mantenido este martes al mediodía con parte de su núcleo duro, como Carmen Calvo y José Luis Ábalos, según fuentes conocedoras del encuentro. El cónclave ha tenido lugar en el Congreso tras el pleno fracasado. La vicepresidenta en funciones ya ha llamado a Pablo Echenique para reunirse en las próximas horas, "en cuanto podamos". Hay que rehacer los puentes rotos antes de la segunda votación del jueves. Una misión contra reloj.

Los socialistas han asumido que tienen que tomar la iniciativa, y por eso volverán a poner los equipos negociadores a trabajar. Según fuentes del entorno de Sánchez, el objetivo es el de hacer una nueva oferta de encaje de Unidas Podemos dentro del Gobierno de coalición, que permita superar las diferencias que se han evidenciado en el debate de investidura. "Ha sido muy emocional. Si hay racionalidad, hay solución", aseguran estas voces.

En Podemos están a la espera de la nueva oferta que llegue. Fuentes de la formación aseguran que esperan que sea una propuesta global y que supere con creces la que ya tenían sobre la mesa, y que ellos consideraron "mero decorado del gobierno".

Este martes, Sánchez solamente ha recabado el apoyo del diputado del Partido Regionalista de Cantabria (PRC). Los independentistas catalanes han votado en contra y Unidas Podemos se ha abstenido "como un gesto más para facilitar las negociaciones".

El debate de investidura, que ha tenido lugar entre el lunes y el martes, ha estado marcado en primer lugar por el discurso vacío de Pedro Sánchez, que asustó a sus posibles aliados a los que hizo referencias mínimas, y en segundo lugar por la bronca con Pablo Iglesias, de una dureza que acabó de alejar unas posiciones ya enquistadas. El secretario general de Unidas Podemos llegó a avisarle de que, si no era investido esta semana e iba a elecciones, no volvería a ser nunca más presidente de España.

Ahora se abren 48 horas hasta la segunda votación, donde se tendrán que reanudar las negociaciones. El candidato a la investidura ya ha convocado de forma urgente a su ejecutiva para el miércoles por la mañana para analizar la situación. El principal obstáculo siguen siendo los cargos del Consejo de Ministros. Desde de Unidas Podemos denunciaban que sólo les ofrecen responsabilidades decorativas y una vicepresidencia para Irene Montero que está "vacía de contenido". En cambio, desde el PSOE defendían que "se está haciendo una oferta para hacer política muy importante de manera muy respetable a los perfiles que representa su proyecto político"

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.

Suscríbete a ElNacional.cat