El inquilino del piso de Balsareny donde este sábado se produjo un incendio, supuestamente por quemar la bandera española que había en un balcón del edificio, es un ultra y se pasó la tarde del sábado quemando esteladas y llamando al timbre de la casa del alcalde de la localidad.

Según asegura Nació Digital, los hechos sucedieron el sábado a las 5 de la tarde, cuando Jordi Cervantes, el propietario del piso donde estaba la bandera española, junto con una docena de ultras, se encontraron delante de la casa del alcalde de Balsareny, Isidre Viu.

El alcalde ha explicado que los individuos llamaron insistentemente a su casa y quemaron una estelada delante del portal. De hecho, por el pueblo empieza a circular una versión del incidente de la bandera española que dice que el fuego lo habrían provocado los propios afectados para criminalizar el independentismo, según indica el citado medio.

Jordi Cervantes denunció el pasado 9 de octubre que un hombre de Balsareny había agredido a su hijo de 9 años por desenganchar carteles de propaganda independentista. Sin embargo, el denunciado expuso que cuando volvió a enganchar los carteles que el niño había arrancado, este se le dirigió con "graves insultos y descalificaciones" y le causó desperfectos en la puerta de su domicilio.

Además, el grupo de gente mayor del Centre Excursionista de Vilafranca del Penedès, que el pasado 22 de noviembre fue increpado por un españolista mientras se hacían una fotografía en la cima del Collbaix, ha identificado Jordi Cervantes como el autor de los insultos que recibieron en la montaña.

El presidente español, Mariano Rajoy, telefoneó a la familia del ultra, y habló con su mujer, dándole apoyo per el intento de quema de la bandera española en su casa.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat