Nueva grieta en las relaciones entre ERC y Junts per Catalunya. Si hace unos días fue por los pactos postelectorales en los ayuntamientos, ahora es a raíz de una Iniciativa Legislativa Popular que impulsa la entidad de la sociedad civil Unidad por la Independencia . La ILP pide que se levante la suspensión de la Declaración de Independencia del 10 de octubre y que por lo tanto, se haga efectiva la constitución de la República Catalana. La abstención de ERC y los votos en contra de Cs y el PSC han sido la clave para tumbar esta iniciativa.

Fuentes del entorno de los republicanos argumentan razones técnicas. Concretamente que votar a favor de la ILP supondría incumplir la propia ley del Parlamento, que estipula que las ILP, las iniciativas que surgen de la ciudadanía, tienen que entrar dentro del ámbito de competencias del Estatuto. Por lo tanto, según este criterio, declarar la independencia sale claramente de este marco. Desde de ERC aportan la lista de precedentes, que se remonta en el 2008 con una propuesta de Constitución Catalana y que tiene otras réplicas en años posteriores pidiendo el referéndum. Todas sin excepción se fueron rechazando con el mismo argumento que hoy.

Los impulsores de la ILP sostienen que el 1-O fue vinculante, que el Parlament i el Govern tienen la obligación de aplicar los resultados y critican que no lo hicieran en octubre de 2017. Se trata de un desafío en toda regla a los partidos independentistas, en plena revisión de la estrategia a seguir. Cumpliendo el procedimiento habitual, la iniciativa se registró en el Parlament el 13 de junio. Es en el siguiente paso donde ha tropezado. La Mesa debía decidir este martes si admitía que siguiera tramitándose. JxCat y ERC tienen mayoría, pero han vuelto a discrepar. El resultado: la ILP decae por los votos en contra de PSC y CS y la abstención de ERC. Sólo JxCat ha votado a favor. El PP y la CUP no tienen representación en la Mesa. 

A pesar de oponerse a la ILP, los de Junqueras no han votado en contra sino que se han abstenido por no quedar al lado de Cs y los socialistas y evidenciar los matices. No es que ERC no esté a favor de la independencia y de que se pueda debatir de todo en el Parlament, es que no comparte el formato a través del cual se ha entrado esta propuesta de DUI. De hecho, fuentes próximas al presidente del Parlament dejan claro que si JxCat, otro grupo parlamentario o el propio Govern presentan una proposición o proyecto de ley con el mismo contenido, entonces sí podrá ser admitida. 

JxCat no lo ve del mismo modo, considera que para nada el hecho de avalar la ILP significa ir en contra de la propia ley de la cámara catalana, que reconocen que es ambigua y de la cual hacen una lectura más laxa. Hacen una lectuar más laxa. La premisa básica por la cual han votado a favor es que en el Parlament hay que poder debatir de cualquier cosa, independientemente de cuál sea el tema en cuestión. "Ante la duda, nuestra respuesta será siempre a favor de la participación política, no ejerceremos la censura ni ejerceremos de muro de contención de los ciudadanos, ha afirmado el vicepresidente Josep Costa. Ahora bien, su voto favorable no implica que los de Puigdemont estén ahora por volver a declarar la independencia, sino que entienden que no se puede bloquear la iniciativa ciudadana actuando como órgano censor. De hecho, JxCat ya avanza que no recogerá el testigo de la ILP tumbada. Es decir, que no presentarán ninguna propuesta en la misma línea desde su grupo parlamentario. 

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.

Suscríbete a ElNacional.cat