La sede de ERC en Figueres (Girona) ha aparecido con los cristales rotos, un suceso que los republicanos han calificado de "ataque fascista" y que es la cuarta vez que se produce, según han destacado. 

En un tuit, la alcaldesa de Figueres, Agnès Lladó, ha explicado que el lunes un hombre atacó el local social de ERC y Jovent Republicà al grito de "esto es España".

Agnès Lladó alcaldessa Figueres ACN

Agnès Lladó, l'alcaldessa de Figueres / ACN

"Muy cansados de que el fascismo campe por las calles con el apoyo de la derecha. Fuera el fascismo de las calles de Figueres", ha escrito.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat