Los diputados socialistas catalanes en el Congreso mantienen el no a la investidura de Mariano Rajoy a pesar de la batalla interna planteada dentro del PSOE. "El PSC ha decidido que votará no a la investidura de Rajoy y no veo al PSC cambiando de posición. Los diputados catalanes haremos lo que diga la dirección del PSC", asegura a El Nacional un miembro del grupo parlamentario socialista en el Congreso.

Esta situación podría provocar una ruptura de la disciplina de voto de los diputados socialistas catalanes en caso de que la negativa del secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, a la investidura de Rajoy resulte derrotada y el partido opte por una abstención que abriera la puerta a la investidura del candidato del PP.

En cualquier caso, el voto de los diputados catalanes dependerá de lo que decida el partido. De momento, desde la cúpula del PSC se admite la posibilidad de la ruptura de voto con el PSOE y se subraya que la ejecutiva ha discutido muchas veces sobre la posición ante la investidura y siempre ha habido una opción muy mayoritaria de dar apoyo a las tesis de Pedro Sánchez.

Unidad del PSC

De momento, la cúpula de los socialistas sigue apostando para "mantener el no a la investidura de Rajoy e intentar explorar una alternativa", pero también subrayan que "hay que mantener la unidad del PSC" en torno a este objetivo, por lo cual, cualquier opción se tendrá que consensuar previamente en los órganos de dirección. Este mediodía la dirección del PSC ha hecho público un comunicado en que constata la gravedad de la crisis e insiste que "coincide plenamente" con la posición de Sánchez.

No sería la primera vez que el PSC rompe la disciplina de voto. Ya lo hizo en febrero del 2013 cuando el Congreso votó una propuesta de resolución de CiU e Izquierda Plural en que se defendía una consulta legal en Catalunya. A pesar del no del PSOE, 13 de los diputados del PSC votaron a favor de aquella resolución, mientras que la entonces diputada Carme Chacón optó para no votar.

Críticas a Chacón

Precisamente, Carme Chacón ha sido una de las 17 miembros de la dirección socialista que ha renunciado a su responsabilidad dentro de la ejecutiva socialista para intentar cerrar el paso a las propuestas de Sánchez, lo cual ha provocado malestar al PSC desde donde todos los pronunciamiento que se han escuchado han sido para cerrar filas con el secretario general.

Así lo ha hecho con contundencia el primer secretario, Miquel Iceta, pero también nombres muy significativos del partido en Madrid como la exdiputada Teresa Cunillera o el exministro Josep Borrell.

Negociar con independentistas

El secretario general del PSC, Miquel Iceta, defenderá en el marco del comité federal de este sábado la opción de negociar con los partidos independentistas catalanes una investidura del secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. "Se tiene que hablar con todo el mundo", ha explicado en una entrevista a la SER-Radio Barcelona. 

"Alguien piensa que se puede arreglar el problema que un 48% de los catalanes votan a partidos independentistas sin hablar con estos partidos?", ha reflexionado Iceta asegurando también que esta es la tesis de Sánchez. Aún así, ha rechazado que estos partidos pongan como condición un referéndum de independencia. "Si esta es la condición, no hace falta que perdemos el tiempo", ha defendido Iceta, que también ha recordado que se puede hacer un gobierno alternativo con Podemos, el PNV y CC, y la abstención de C's.

En declaraciones en TV3, Teresa Cunillera también ha asegurado esta mañana que ningún comité federal se ha planteado la posibilidad de una abstención a la investidura y que el socialismo tiene que negociar con los independentistas para forzar una alternativa a Rajoy y al PP. "Tenemos que intentar por activa, por pasiva y por perifrástica que haya una alternativa que haga imposible otro gobierno del PP", ha reclamado.

También el exministro Borrell se ha desmarcado en declaraciones a la SER de las críticas del exsecretario general Felipe González a Sánchez. "Se tendrá que hablar con el señor Iglesias. Muchos de los hijos del socialismo están allí. No podemos imaginar que la izquierda vuelva a gobernar si no hay convergencia", ha advertido en un llamamiento al acuerdo entre las izquierdas.

Ayer fue Pere Navarro, exprimer secretario del partido y vocal de la ejecutiva del PSOE, quien atribuyó la crisis federal a una lucha por el poder de unos dirigentes de "política de vara corta y de despachos". Navarro se mostró especialmente crítico con la dimisión de la exministra de Defensa. "Carme Chacón siempre ha tenido un proyecto político muy claro que se llama Carme Chacón", reprochó.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat