Barcelona inicia el proceso para cambiar el nombre de la avenida de Borbón por avenida de los Quinze. Así lo acordó el Consejo Plenario del Distrito este jueves con la aprobación de una proposición promovida por BComú y ERC, con el apoyo del GMDemòcrata, a fin de que la Ponencia del Nomenclátor inicie el trámite de cambio de denominación. La iniciativa da respuesta a una reivindicación conjunta de las entidades memorialistas y los col•lectivos vecinales agrupados en la Mesa Unitaria por la República de Nou Barris y en la Asociación de Vecinas y Vecinos de Torre Llobeta-Vilapicina. Estas entidades empezaron el 14 de abril pasado un proceso conjunto de información y recogida de firmas para promover la nueva denominación. Desde entonces, han recogido más de 1.300 firmas.

Así, el plenario ha dado inicio al proceso de tramitación del cambio. Dar el nombre de los Quinze en la avenida no persigue tan sueles sustituir un nombre de referencia borbónica, sino que se quiere contribuir a que Nou Barris tenga cada vez más plazas, calles y espacios que recuerden los hechos y topónimos autóctonos y tradicionales ataduras en el ámbito geográfico e histórico propio del distrito.

¿Por qué "Los Quinze"?

'Los Quinze' es la denominación que recibe popularmente el espacio urbano ubicado en los extremos de los barrios del Guinardó, Vilapicina y la Torre Llobeta i Congrés y los Indianos, que corresponde al cruce del paseo de Maragall y la avenida de Borbón. El nombre tiene su origen en el precio del billete --15 céntimos-- del recorrido que hacía el tranvía número 46, desde la plaza de Urquinaona hasta Torre Llobeta, durante los primeros años del siglo XX. El ámbito se convirtió en un centro neurálgico de comunicaciones, ya que coincidían los caminos que venían de la Sagrera, Santa Eulàlia de Vilapicina, Gracia, Horta y el centro de Barcelona. Por lo tanto, también ocurrió un referente geográfico popular.

Después del acuerdo al Plenario de Nou Barris, ahora la propuesta se elevará a la Ponencia del Nomenclátor, el ente encargado de la aprobación y tramitación de la propuesta de cambio de denominación. Una vez alcanzados estos pasos, se abrirá el preceptivo plazo de exposición pública para poder presentar al•legaciones. El trámite administrativo finalizará con el decreto por parte del presidente de la Ponencia y la Alcaldesa que resuelve y cierra el expediente.

El cambio en la avenida Príncep de Asturias

Este no es el primer cambio que se quiere impulsar en Barcelona. De hecho, una plataforma vecinal que ha recogido varias firmas, quiere forzar al Ayuntamiento de la ciudad a cambiar un nombre tan monárquico, como el de la Avenida Príncep d'Austúries, por el de Riera de Cazuelas, que de hecho, es como se llamaba ya en el siglo XIX.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat