Último pleno antes de la campaña electoral. No volverá a haber uno hasta dentro de un mes, cuando hayan pasado las elecciones. El ambiente preelectoral inunda el Parlament y este miércoles ha contaminado irremediablemente la sesión de control al president de la Generalitat. Eso sí, la intervención más dolorosa para el gobierno de Quim Torra ha venido de los que no se presentan a las generales del 28-A. La CUP redobla la presión y pide elecciones porque cree que no se está avanzando hacia la República catalana.

"Han pasado del independentismo al neopujolismo del peix al cove". Con esta contundencia ha reprochado Carles Riera al president Torra el papel del govern de la Generalitat. La dureza en la crítica le ha merecido los aplausos entusiastas de la bancada de los comunes, que hace días que piden que se convoquen elecciones en Catalunya. Ya el día de la investidura, pronto hará un año, los cupaires anunciaron que se quedaban en la oposición, vigilantes, a la expectativa. Después de todo este tiempo afirman haber constatado que el ejecutivo "se dedica a administrar una autonomía en decadencia", sin "ninguna estrategia por la autodeterminación" y con "el récord en reparto de sillas y simbolismos de corto vuelo".

Torra: "No vuelvan a cometer el error de aislarse"

Durante la réplica Torra ha intentado convencer a la CUP de que "Ustedes y yo no estamos en desacuerdo con el objetivo de alcanzar la República", y les ha implorado que "se sumen a la mayoría independentista. No vuelvan a cometer el error de aislarse". Al mismo tiempo ha puesto el ejemplo del Foro Cívico que lidera Lluís Llach como la prueba que sí que se está haciendo trabajo para avanzar hacia la independencia, así como la política social del Govern, "que es el motor del cambio republicano". El presidente lo ha resumido con una frase para cerrar: "Juntos fuimos capaces de tumbar al Estado y lo tenemos que volver a hacer".

El último discurso de Arrimadas como jefa de la oposición

En el extremo opuesto de la CUP, Inés Arrimadas ha protagonizado el otro azote al president Torra, claro que eso no es tan noticia. La jefe de la oposición y líder de Ciudadanos ha pronunciado este miércoles su último discuso en el Parlament de Catalunya, ya que se marcha a acompañar a Rivera en el Congreso de los Diputados. 

Arrimadas ha cargado contra la voluntad del Govern de crear un área especial de escoltas para la seguridad del president y expresidentes, un grupo que ha calificado de "guardia pretoriana". Para terminar, una amenaza: "Recen mucho para que siga gobernando Pedro Sánchez". 

Torra ha advertido a la presidenta de Ciutadans que vaya con cuidado, que con tanta querella "le acabarán poniendo una a Lorena Roldán, que participó en la Via Catalana".

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat