Captura de pantalla 2016-02-11 a las 14.59.35

"La próxima semana seguiremos trabajando en comisiones". Estas han sido las palabras del presidente en funciones, Mariano Rajoy, tras el encuentro con el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera. Ambos coinciden en la "necesidad" de evitar "referéndums, como propone Podemos para romper la unidad de España", ha dicho Rajoy. Rivera quiere este punto por escrito y los dos líderes parecen dispuestos a renegociar los objetivos de déficit "como ha permitido la UE otras veces", pero garantizando la estabilidad presupuestaria, según el líder del PP.

Sobre el último punto, Rajoy no ha sido taxativo, pese a que explicó que su partido ya consiguió la flexibilidad anteriormente y Bruselas "inteligentemente" se lo permitió, como ha dicho. Por lo tanto, ha dejado la puerta abierta a hablar el tema y que España defienda una posición común ante los socios europeos, en este sentido. Ahora bien, Rivera se ha mostrado más concreto, afirmando que había visto esa intención por parte de Rajoy.

Investidura, sin mención

Hasta aquí, comparten el plan de Gobierno de los socialistas. Pero sobre la investidura, "no se ha hablado de acuerdos, porque de momento no hay nada que hablar", en palabras de Rivera. Es decir, que no le ha pedido al presidente del PP que se abstenga para que prospere un Gobierno entre PSOE y C's. El líder de Ciudadanos acudía a la cita dispuesto a hacer de bisagra entre Sánchez y Rajoy, para forjar una alianza "constitucionalista" entre los tres en cuestiones de Estado como "la corrupción, el crecimiento económico o el papel ante la UE ".

Por su parte, Rajoy venía a reiterarle a Rivera este pacto tripartito, que él cree que debería encabezar. Asimismo, aventurando los "peligros" para España de un "Gobierno de PSOE, radicales e independentistas". Según afirma el candidato del PP, este gobierno no se "llevaría bien con la UE", y el ejemplo es que la prima de riesgo ha crecido en Portugal "hasta los 400 puntos desde que manda la extrema izquierda". Así, Rajoy no hará un paso al lado y sigue dispuesto a asumir la investidura si los socialistas no lo consiguen.

Catalunya, "sorprendente"

Mariano Rajoy ha asegurado que le parecía "sorprendente" que el PSOE no profundizara sobre la cuestión de Catalunya en su plan de trabajo. Ha tachado de "programa electoral" el plan de Sánchez y aseguró que el suyo era "un documento de acuerdo, de negociación". El líder del PP ha presentado un plan, que quisiera seguir negociando con Rivera la próxima semana, en caso de que no se convoque la investidura antes.

Sus cinco objetivos pasan por garantizar el crecimiento económico y los pilares del Estado de Bienestar. También pretende preservar la unidad de España y las libertades y los derechos de los españoles. El líder de Ciudadanos está de acuerdo con casi todos los puntos, pero hizo hincapié en "un pacto nacional de lucha contra la corrupción" y con "pinchar la burbuja política", en referencia a "las duplicidades entre administraciones y la burocracia".

Rivera, bisagra

Rivera ha asegurado que mantiene las negociaciones con el secretario general del PSOE para invertir, pero este punto "no es incompatible" con el diálogo con los populares. Nuevamente, se ha afianzado en la necesidad de mantener "sentido de Estado". Además de Rivera, Rajoy le ha enviado a Sánchez su plan "porque no quería que lo supiera por la prensa", como ha dicho. Sin embargo, el presidente del PP es "consciente" de que el PSOE no lo apoyará. Por su parte, Albert Rivera afirma que al documento de los socialistas le falta "concreción" y será motivo de negociación la semana próxima, entre ambos equipos.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat