Catalunya, ¿democracia o dictadura? La ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, lo tiene claro y así se lo ha hecho saber —otra vez— a sus seguidores. Durante el acto de clausura en Toledo del Congreso Provincial de NNGG, que son las nuevas generaciones del PP, ha lanzado un mensaje claro y directo a los más jóvenes: "la única democracia posible es la democracia que se fundamenta en la igualdad de todos ante la ley".

Sin tener en cuenta, por ejemplo, que Iñaki Urdangarin sigue en libertad con una sentencia firme que le condenaba a seis años y tres meses de cárcel por el caso Nóos, o que hay incluso políticos muy sospechosos de haber cometido actuaciones relacionadas con la corrupción, Cospedal no se corta ni un pelo a la hora de soltar que "cuando hay algunos que quieren sobreponerse a la ley, ser más importante que la ley, se termina la democracia y empiezan las dictaduras".

Eso sí. La ministra del PP ha querido puntualizar, como si estuviera dando un poco de aire al asunto y admitiendo que el independentismo y la izquierda algo de relación con la democracia tiene, ha sostenido que "me da igual que sean dictaduras independentistas, que se llamen independentistas de izquierdas, radicales o populistas" porque, ha insistido, "se llama dictadura a aquel sistema donde el que manda se cree que esta por encima de la ley". Y eso, para ella y su gobierno, es importante "decirlo alto y claro".

Pero la cosa no termina aquí. Sin ningún temor, ha soltado que el independentismo y, concretamente, los presos políticos "tratan de imponer un pensamiento único y que solo se piense que solo se hable como ellos quieren", al contrario del Partido Popular que, según su visión de las cosas, "es un partido que defiende la democracia, la libertad de expresión y la pluralidad y lo vamos a seguir haciendo".

Una libertad de expresión que se ha encontrado un poco cuestionada después de que durante años hayan negado a Catalunya decidir sobre su futuro, pero que, además, en estos últimos meses se ha ido viendo como se pretende encarcelar a raperos por las letras de sus canciones o incluso como una jueza secuestraba el libro Fariña que implicaba en escándalos de tráfico de drogas a un exalcalde de Alianza Popular.

Aún y así, Cospedal insiste en que "como defendemos la libertad de expresión, la pluralidad y la democracia, defendemos también que todos tenemos que ser iguales ante la ley seamos quienes seamos y que tenemos el compromiso de cumplirla y de defenderla", al mismo tiempo que ha puntualizado que "eso es el PP, así que orgullosos de nuestros valores, de lo que representamos, de lo que somos y de lo que somos capaces de trabajar y de hacer por España".

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat