Baja de última hora en el debate sobre las razones del 'sí' y del 'no' que ha organizado la formación Demòcrates de Catalunya este sábado en Barcelona con diferentes participantes del ámbito político y cultural catalán.

En un debate donde se buscaba la diversidad de voces y opiniones sobre el 'sí y el '´no' en el referéndum, Ciudadanos ha prohibido a Guillermo Francés, concejal de la formación naranja en el Ayuntamiento de Sant Just Desvern, participar en el debate, con el argumento de que no participan en debates organizados por otros partidos.

La respuesta que ha recibido Demòcrates por parte de Ciudadanos es que "ningún concejal tiene que participar en un debate que no tiene que existir", según ha indicado el partido de Antoni Castellà. Demòcrates les ha pedido aclaraciones pero a la hora de empezar el debate todavía no habían recibido ningún tipo de respuesta.

Más allá de esta baja de última hora, el debate se ha desarrollado sin ningún problema, pero ha acabado girando más en torno a las garantías legales que podría tener el referéndum del 1 de octubre que las razones para votar 'sí' o 'no'.

La escritora y traductora norteamericana Liz Castro ha defendido que como partidaria del 'sí le gustaría conocer los argumentos del 'no', pero desgraciadamente no los hemos oído demasiado". En este sentido, ha declarado que uno de los motivos por los cuales se muestra partidaria de la independencia es "porque le gustan los estados pequeños ya que la dimensión física del Estado y de la población favorece la democracia".

En esta línea ha coincidido el portavoz de Demòcrates de Catalunya, Toni Castellà, que ha afirmado que "el modelo productivo catalán está a años luz del de España y del resto de estados del sur de Europa. Por lo tanto, es necesario que en los próximos 10 años Catalunya pueda tomar decisiones estratégicas por su cuenta" para demostrar que a pesar de ser "un país pequeño" pueden competir con "los países del norte". Castellà se ha referido a la votación como una prueba para ver si Catalunya obtiene el refuerzo de la ciudadanía para pasar a ser "un sujeto político".

Esta razón también la ha defendido Eduardo Reyes, diputado de JxSí en el Parlament y miembro de Súmate, que se ha preguntado "por qué Catalunya tiene que renunciar a ser uno de los países punteros de Europa" y ha afirmado convencido y desatando los aplausos de la sala que "él luchará por no renunciar a esto".

Con la baja del concejal de Ciudadanos, las razones del "no" han quedado en manos del periodista Jordi Mercader y del jurista Josep Joan Moreso. Este último ha declarado que con el referéndum del 1 de octubre, "el Govern incumple el principio del Estado de derecho, ya que dice que se podría producir una declaración unilateral de independencia". En este sentido, ha añadido que un referéndum se tiene que hacer "cuando todo el mundo está convocado" y ha dejado claro que "él preferiría una solución federal" para salir de este cruce de caminos, pero que "hoy por hoy no la ve clara".

Por su parte, Mercader ha afirmado que "la convocatoria de un referéndum unilateral es una mala jugada", ya que "está seguro de que no lleva ni hacia la independencia ni hacia ningún sitio, sino más bien a una crisis institucional", y ha defendido que "el 1 de octubre es un acto para fortalecer el independentismo, nada más".

Reforma de la Constitución o insumisión, pero no referéndum

En esta línea, Mercader ha declarado que con un referéndum no se conseguirá la independencia y ha declarado que el camino para llegar a la independencia es "a través de una reforma de la Constitución o con la insumisión".

Una insumisión de la que Mercader ha dicho que "pueden pasar dos cosas: que Catalunya fuerce una reforma de la Constitución o que pierda todas las ventajas que ha obtenido a lo largo de los años y retroceda hasta el 75". Pero ha reiterado que duda de que "sirva para declarar la independencia".

Castro se ha mostrado contraria a este debate sobre si es legítimo o no resolver este tema a las urnas y sobre todo, de cara a las garantías que pueda tener en el exterior. La escritora ha declarado que "muchos estados reconocen nuevos estados que se han creado a partir de guerras" y en cambio "en Catalunya todo gira en torno a si una votación será legítima". 

Castellà, por su parte, ha afirmado que los mecanismos del referéndum "les tienen que preocupar muy poco ya que es responsabilidad del Govern" y ha dejado clara la lectura del referéndum: "Si gana el "no", nos mantenemos en el proceso autonómico, pero si gana el 'sí' tiene que salir un Govern que lo lleve adelante", ha concluido el portavoz de Demòcrates.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat