La caja de solidaridad de la ANC y Òmnium ha pagado las multas de Francesc Homs y Irene Rigau por la consulta del 9-N, según han informado a El Nacional fuentes de estas organizaciones. Una semana después de la puesta en marcha de esta recaudación se han recogido hasta ahora 100.000 euros, de los cuales se han destinado 30.000 para pagar la multa del exconseller de la Presidència, Francesc Homs. También se ha costeado la de la diputada Irene Rigau, que fue de 24.000 euros. Los promotores de la caja se han mostrado muy satisfechos por la buena acogida y las constantes aportaciones.

La transferencia se ha hecho de la caja al Tribunal Supremo directamente. Esta iniciativa para "hacer frente a las represalias económicas que reciben personas físicas como consecuencia de actuaciones enmarcadas en el proceso hacia la independencia" también estudia pagar la sanción de Artur Mas y de Joana Ortega.

La caja de la solidaridad se inauguró el lunes por la mañana y, aparte de tener como responsables a dos personas del ANC y dos de Òmnium, cuenta con la presencia de los expresidentes del Parlamento Joan Rigol, Ernest Benach y Núria de Gispert como auditores externos e independientes. La presentación pública del proyecto se hizo delante la sede del TSJC, en el paseo Lluís Companys, una vez acabada la declaración de la presidenta del Parlamento, Carme Forcadell, y la secretaria primera de la Mesa, Anna Simó.

El presidente de la ANC, Jordi Sànchez, quiso dejar claro que el objetivo de la caja es "demostrar que los gritos de 'no estáis solos' no son en vano", mientras que el presidente de Òmnium, Jordi Cuixart, manifestó lo siguiente: "La caja tiene la vocación de demostrar que eso lo empezamos juntos y lo acabaremos juntos".

La caja del PDeCAT

El PDeCAT también decidió crear una caja de resistencia a principios de este mes, se decidieron a hacerlo a raíz del juicio Mas, Rigau y Ortega. En el momento que las dos entidades soberanistas crearon la caja de solidaridad, el partido prefirió unificar la causa y derivar el anuncio de su web al de la campaña de Òmnium y la ANC.

Las entidades también pagan multas

No sólo han recibido multas algunos representantes físicos del proceso, a las entidades también les han impuesto sanciones. El 9 de febrero el Estado embargó cerca de 250.000 euros a la ANC, con la justificación que existía un uso inadecuado de datos personales para realizar la gigaencuesta el año 2014.

El 10 de febrero le llegaba el turno a Òmnium Cultural, que recibió una multa de 240.000 euros de parte de la Agencia Española de Protección de Datos por el mismo motivo: la gigaencuesta.

 

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat