La presidenta del Gobierno de Baleares, Francina Armengol, ha criticado el discurso que pronunció la diputada de ERC en el Congreso, Montse Bassa, en la sesión de investidura, destacando que no le gustó nada, y ha pedido a ERC que asuma "el papel que le toca".

"Entendí su dolor personal, lo entiendo, empatizo, es un dolor terrible, pero no era la voz necesaria para ERC", ha dicho la presidenta balear en una entrevista en TV3 recogida por Europa Press, sobre la intervención de la hermana de la exconsellera Dolors Bassa, encarcelada.

Armengol ha valorado positivamente el nuevo Gobierno del Estado, que ha asegurado que abre una etapa donde serán necesarias la empatía, la capacidad de diálogo, la esperanza y la ilusión, y ha dicho que se ha hecho un esfuerzo por "poner los intereses de la gente por encima del interés de partido".

La socialista ha aseverado que con el Gobierno de coalición habrá políticas valientes para abordar cuestiones como la precariedad laboral, y ha avisado de que también existirán algunos desacuerdos: "La discrepancia es saludable en democracia. Habrá discrepancias y no pasa nada".

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat