La preocupación va mucho más allá de algunas formaciones políticas. Este lunes, ha sido Amnistía Internacional quien ha hecho pública una carta enviada al ministro de Justicia, Juan Carlos Campo. El objetivo: reclamarle que impulse una reforma del Código Penal que "fortalezca" la libertad de expresión, haciendo referencia a los delitos de enaltecimiento del terrorismo, injurias en la Corona u ofensa a los sentimientos religiosos, que "restringen de forma innecesaria y desproporcionada" la libertad de expresión. Pero la misiva también pone el foco en otros aspectos, como el delito de sedición con el que fueron condenados los presos políticos independentistas.

La carta de Amnistía Internacional pone un énfasis especial en el artículo 578 del Código Penal, que ha sido utilizado, entre otros, contra el rapero Pablo Hasél. Es el que regula el enaltecimiento del terrorismo y, según Amnistia, se ha utilizado para "reprimir las expresiones de índole política, sobre todo en las redes, y en la comunidad artística del país". Según denuncian, hasta 75 personas han sido condenadas a prisión o inhabilitadas por enaltecimiento del terrorismo en los últimos cinco años en España. El encarcelamiento del cantante leridano "demuestra que este artículo sigue siendo una amenaza real a la libertad de expresión". En este sentido, sostienen que "nadie tendría que ser procesado penalmente sólo por decir, tuitear o cantar algo que pueda ser desagradable o escandalosa, si no constituye una incitación directa a la violencia con una probabilidad razonable de llevarse a cabo y cuándo exista una relación causal clara entre la declaración y el delito".

La organización de derechos humanos también cuestiona la penalización de las injurias a la Corona, a personalidades públicas, a las Fuerzas Armadas o a bandera y símbolos. En esta línea, defienden que estas personas e instituciones tendrían que "tolerar más las críticas" justamente por su rol. Y recuerdan cómo España ha sido condenada hasta tres veces por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) por las sentencias penales por injurias en figuras públicas e instituciones. Amnistía pide la derogación de los artículos 490.3 y 491.1 del Código Penal, que hace referencia a estos supuestos. También la derogación del artículo que hace referencia a la ofensa a los sentimientos religiosos.

Finalmente, Amnistía Internacional también expresa su preocupación por otros aspectos del Código Penal, como es el caso del delito de sedición o de los delitos contra la libertad y la identidad sexual. La carta del organitzación de derechos humanos ha recibido respuesta del Ministerio de Justicia, que manifiesta su voluntad de emprender la reforma de la legislación. No obstante, lamentan desde Amnistía, "todavía no han concretado los cambios específicos en su articulado".

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat