La estrategia electoral y carrera entre el PP y Ciudadanos en el País Valencià para encabezar los argumentos más reaccionarios y contrarios a la unidad de la lengua, su uso y con respecto a su normativa, ha tenido respuesta de la Acadèmia Valenciana de la Llengua, el organismo estatutario que vela por el correcto funcionamiento de la norma.

Después de que Maria José Català, candidata del PP en la alcaldía de Valencia y exconsejera de Cultura y Educación, anunciara que, si gana, le cambiará el nombre a la ciudad, al castellano, y que Toni Cantó, candidato de Cs a la Generalitat se reafirmara en que el valenciano y el catalán no son la misma lengua, la Acadèmia Valenciana de la Llengua ha emitido un comunicado en que muestra su malestar porque el valenciano sea objeto de la contienda electoral.

Según informa La Veu, sin citarlos, al ente normativo reprocha a María José Català y Toni Cantó y sus respectivos partidos, PPCV y Ciutadans, para "utilizar al valenciano como arma partidista y electoral".

"Filólogos debajo de las piedras"

El organismo estatutario encargado de la normativa del valenciano aprovecha que "ahora se vuelven a oír voces pontificando sobre la lengua" o que "aparecen 'filólogos' debajo de las piedras" –en una clara alusión a Catalán y Cantó– para pedir abandonar el "debate partidista" sobre la lengua.

En este sentido, el AVL recupera unas líneas del preámbulo de la ley de creación de la Academia para pedir a los políticos de derechas que la "lengua propia sea sustraída a partir de ahora al debate partidista cotidiano y se convierta en así el objeto de un debate seré entre los partidos con el fin de llegar a los consensos más anchos posibles". "Al final de ese camino ganaría nuestra lengua, que quiere decir ganar a todos los valencianos", añade el comunicado.

Favorecer entidades culturales contrarias al AVL

El comunicado del AVL no es el primero de los últimos meses del ente estatutario alertando del uso chapucero que algunos partidos hacen de la lengua. En la inauguración del curso académico, su presidente, Ramon Ferrer, hizo constar la preocupación de la Academia por la situación actual de las lenguas cooficiales, especialmente el valenciano.

En este sentido, alertó sobre el peligro en el presente momento político con respecto a las lenguas minorizadas y dio apoyo al actual gobierno de la Generalitat para el impulso y fomento de la lengua. "El AVL tiene el deber de señalar el correcto cumplimiento de la norma, pero también de advertir a los poderes públicos la necesidad de proteger y fomentar la lengua, sobre todo en la situación actual, en que observamos con preocupación los ataques de determinadas formaciones políticas que quieren reducir las lenguas a la mínima expresión.

Este pronunciamiento del presidente Ferrer se produjo pocas semanas después de que el Partido Popular presentara una enmienda a los Presupuestos de la Generalitat de 2019 en qué se pedía detraure parte del presupuesto que recibe la AVL para su funcionamiento y destinarlos a entidades secesionistas que no respetan la normativa estatutaria como Lo Rat Pent o la Real Academia de Cultura Valenciana.

 

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.

Suscríbete a ElNacional.cat