La semana que viene muchos alumnos de Catalunya harán las pruebas de selectividad que permiten el acceso a la universidad. Hay estudiantes para los que lo más importante es aprobarlas porque los grados que quieren estudiar no tienen restricción en el número de estudiantes aceptados, mientras que otros estudiantes hace tiempo que se están preparando de lo lindo porque quieren estudiar grados que ofrecen un número limitado de plazas y la nota de corte es muy alta. Aunque son jóvenes, muchos se enfrentan a una prueba que los equipara a todos. Si alguna materia tiene unas preguntas más difíciles de las esperadas, son difíciles para todos los estudiantes. Si son fáciles, también lo son para todos. Eso es algo que la gente olvida de año en año y por eso se quejan los alumnos, cuando no se dan cuenta de que si las pruebas son muy fáciles, las notas de corte subirán correspondientemente. También es verdad que hay grados que antes tenían poca demanda, como el grado en Matemáticas y, desde que los prospectivos estudiantes han visto que muchas empresas piden personas preparadas en materias de análisis matemático más formal, ha incrementado mucho la demanda. Así que la casuística y el baile de las notas de corte es una de aquellas situaciones que puede generar una cierta incertidumbre. Por suerte, hay muchos grados diferentes y los estudiantes pueden escoger muchas opciones de forma que todos pueden acabar estudiando cuando aprueben y estrenar la etapa de estudios adulta.

Los exámenes presenciales piden, más que nunca, respetar la distancia porque el Sars-Cov-2 todavía está entre de nosotros, y muy fácilmente puede haber un rebrote

Las pruebas siempre han sido en junio, pero este año la pandemia ha obligado a posponerlas hasta julio. Y como tantas cosas han cambiado este último semestre y todos los docentes y los estudiantes nos hemos tenido que adaptar, este año el incremento de alumnos es espectacular, alrededor de un 20% más en todo Catalunya, serán 40.000 alumnos y pico. Como hay que seguir las recomendaciones sanitarias y de higiene, con distanciamiento social, se han tenido que duplicar tribunales, intentando minimizar la movilidad de los estudiantes. Imaginaos a 40.000 estudiantes moviéndose todos en el mismo horario, en transporte público. Evidentemente, todos con mascarilla. Y se tendrán que repartir en los 216 tribunales, en más de 2.500 aulas y 4.500 profesores para vigilar que todo funcione correctamente. Muchos esfuerzos que no se ven y mucha gente que hace tiempo que organiza las pruebas, a pesar de la excepcionalidad de esta "nueva normalidad", para que todo pueda funcionar bien.

Como os podéis imaginar, este año los alumnos no podrán estar, como cada año hacían, emocionados unos encima de los otros, haciéndose pasar los nervios mientras se reían y hablaban de sus cosas en la entrada de los tribunales. Este año toca hacer uso del juicio. Mucho juicio. Y mucha distancia, porque nos jugamos muchas cosas. Los exámenes presenciales son mucho más justos para todos que los exámenes no presenciales. No se valen chuletas escondidas, ni apuntes, ni respuestas pasadas por Whatsapp, ni ayudas de otras personas. Pero los exámenes presenciales piden, más que nunca, respetar la distancia porque el Sars-Cov-2 todavía está entre nosotros, y muy fácilmente puede haber un rebrote. No lo diremos ni lo repetiremos nunca lo suficiente, mascarilla, higiene de manos y distancia para protegernos, pero sobre todo para proteger a los otros, toda la gente que amamos y que no tienen nuestras defensas.

Así que haremos una ENTRADA ESCALONADA Y MUY ORDENADA, por eso, tendremos que pedir la colaboración de todas y todos los estudiantes. Aunque parezca inverosímil, la mayor parte de estudiantes aquel día NO RECUERDAN el orden alfabético. Siempre los llamamos por los apellidos y orden alfabético estricto. Sin embargo, mi experiencia como presidenta de tribunal me ha demostrado que cuando la gente está nerviosa, no es nada racional. Muy habitualmente, la gente joven tiene dos reacciones básicas, o bien pasan de la situación y se distancian, como si el tema no fuera con ellos, o bien están tan nerviosos que quieren ser los primeros en entrar, pase lo que pase. Y eso implica un tapón en la puerta de entrada a las aulas, entre los que no escuchan y los que están en frente aunque su apellido empiece con zeta. Y eso, este año, no nos lo podemos permitir.

Así que haremos un recordatorio a todos los que tenéis hijas, hijos, sobrinas, sobrinos, nietas y nietos... ¿Les podéis decir que lean estas frases? Por favor, seguid las instrucciones. Os llamaremos a todos, hay sitio para todos. Entraréis todos de forma ordenada, para guardar un mínimo de distancia, por vuestra seguridad, por la seguridad de todos. Serán 4 días importantes y hace falta que todos contribuyamos a hacerlos más seguros.

Ya sé que lo más normal es que os desee suerte a todas y todos los que os examinaréis, pero creo que lo más adecuado es no confiar en la suerte, aunque siempre ayuda, sino desearos que tengáis MUCHO ACIERTO, podáis responder todo lo que sabéis, quedéis satisfechos del resultado de vuestro esfuerzo, podáis estudiar aquel grado que os ilusiona y motiva y, sobre todo, que disfrutéis de esta nueva época de vuestra vida. ¡Mucho acierto y bienvenidos!

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat
Gemma Marfany
Opinión Puente sobre aguas turbulentas Gemma Marfany
Gemma Marfany
Opinión Sin leche no hay nata Gemma Marfany