Un Papa envenenado y asesinado dentro del Vaticano es un buen tema cinematográfico, mucho más interesante que un Papa que pasa a mejor vida de muerte natural. En la película Il Padrino III de Coppola sale una referencia a la muerte del papa Luciani, una desaparición misteriosa que ha dado mucho material cinematográfico y que para muchos es un asesinato papal en toda regla. Fue un día angelical, el 29 de septiembre de 1978, festividad de los arcángeles Miquel Gabriel y Rafael, cuando sor Vincenza encontró el cuerpo sin vida del papa Juan Pablo I en el Vaticano.

El Papa tenía 65 años —una edad joven en los parámetros vaticanos— y sólo hacía unos días, 33 para ser exactos, que era el Papa de Roma. He releído el comunicado oficial, que no habla de la religiosa como testigo ocular de la muerte sino del secretario particular del Papa: "Esta mañana, 29 de septiembre de 1978, sobre las 5:30 de la mañana, el secretario particular del Papa, sin haberlo encontrado en su capilla como era habitual, lo ha buscado en la habitación y lo ha encontrado muerto en la cama, con la luz de la mesilla de noche encendida, como si todavía leyera". Según el médico Renato Buzzonetti, el Papa sufrió un infarto seis horas antes. El Papa no fue sometido a una autopsia, detalle fascinante para alimentar desaforadamente las teorías de la conspiración. Así pues, según las teorías conspiratorias, el Papa fue asesinado o por la CIA, la KGB, la banca vaticana, las mafias italoamericanas, el mismo Vaticano, los masones o todos juntos. No mencionan que el Papa ya se había quejado de un dolor persistente en el pecho anteriormente, funesto preaviso que no tomó en consideración. Era tan humilde que pensó que eso no era nada, que ya pasaría.

El suyo ha pasado a la historia como uno de los pontificados más breves y misteriosos. Se le denomina el "Papa de la sonrisa" y el Papa Francisco ahora quiere honrarlo y probablemente canonizarlo. Ha constituido la Fundación Vaticana Juan Pablo I, encargada de promover el estudio y la difusión de sus escritos. No se ha hablado mucho de ella. La preside el cardinal Pietro Parolin.

Ahora que la vida de Benedicto XVI se acerca al final natural, es un buen momento por repensar en Juan Pablo I, antes de que quede de nuevo ofuscado por los grandes y gigantescos papas que han venido después de él

¿Y por qué ahora esta necesidad de promover a este pontífice de transición? Porque este papa italiano fue un ejemplo de proximidad, humildad y sencillez, un Papa aparentemente inofensivo que con su bondad quería transformar la Iglesia desde dentro. Era próximo y se preocupaba por la fe y por la mejora de la vida de las personas. No quería parafernalias sino el mensaje claro del Evangelio, que le hacía connectar con la gente. "Obligó" a los obispos a centrarse en los pobres, que parece una evidencia pero en algunos momentos históricos no ha sido el centro de la fe cristiana. Para él, lo era. "Por eso lo liquidaron", pensarán muchos. Los cardenales que habían estado en Roma por el Cónclave que lo escogió, prácticamente no tuvieron tiempo de volver a sus países, ya que pronto tendrían el nuevo Cónclave para escoger al nuevo papa, que fue el polaco Karol Wojtyla.

Los partidarios del asesinato creen que el pontífice fue envenenado con cianuro combinado con valiums. ¿Y por qué lo querrían eliminar? Porque sospechaba de maniobras poco celestiales y sabía más de la cuenta. Ciertamente, es verosímil pensar que un Papa quiera dejarlo todo limpio y tenga enemigos. Ni hay que decir que el papa Francisco está bajo este prisma. De aquí a maniobras asesinas hay un trecho.

En el momento en que murió el papa Luciani, con sólo un mes como Papa, la comunicación vaticana era muy opaca. No había trazabilidad de casi nada, y el secreto alimentaba la imaginación y la confabulación. Hoy los esfuerzos por recordar a Juan Pablo I no conseguirán borrar estas sospechas de ficción, pero quizás servirán para dar a conocer a un Papa que pasó demasiado deprisa y ha sido demasiado olvidado. Las fundaciones tienen esta misión: preservar el recuerdo y actualizarlo. Estamos demasiado acostumbrados a papas eternos, y la provisionalidad de Juan Pablo I nos parece excepcional. Ahora que la vida de Benedicto XVI se acerca al final natural, es un buen momento para repensar en Joan Pau I, antes de que quede de nuevo ofuscado por los grandes y gigantescos papas que han venido después de él.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat
Gemma Marfany
Opinión Cosmo Gemma Marfany
Marta Roqueta
Opinión Recuperar la democracia Marta Roqueta