Todos los líderes del mundo saben que si un movimiento político se percibe a sí mismo sólo como una víctima es imposible que gane. Es por este motivo que incluso los movimientos más débiles de la historia han tenido líderes que trataban de cambiarles la psicología para hacerlos más fuertes. Está de moda decir empoderamiento, pero es más viejo que el ir a pie.

Un movimiento que se pasa el día recordándose que es una víctima está destinado al fracaso porque se está diciendo a él mismo que no tiene suficiente fuerza para ser libre. Eso que digo es una obviedad que sabemos todos incluso individualmente: hay un momento en el que tienes que dejar de lamentarte y de empezar a creer en tus posibilidades para alzarte e ir a probar suerte en el mundo.

Vivir constantemente en el choque emocional es caer en una espiral descendente de la que cuesta mucho salir. Hay un momento, tanto individualmente como colectivamente, que el choque emocional acaba volviéndose tu identidad, y entonces estás perdido. Todos tenemos amigos a los cuales hemos intentado rescatar de este pozo, y si no hemos hecho eso de las películas americanas de darles una buena bofetada en la cara es porque los mediterráneos tenemos otras técnicas, no por falta de ganas.

El extremo contrario es también un problema —ya que estamos recordando obviedades—. La total carencia de empatía hacia el sufrimiento de los otros es tan nociva como lo es recrearse. También es destructivo negarse a reconocer que te han herido y sientes dolor. O que tienes en frente una fuerza que te agrede porque te necesita controlable. Todo eso es necesario para no volverse un psicópata o vivir en la negación paralizante. Una buena llorada a tiempo te salva de ti mismo. Pero hay un momento en que te tienes que secar los mocos con la manga y poner un límite al dolor. Incluso siendo un poco desagradable, dando un puñetazo en la mesa, si hace falta.

Si el movimiento independentista se centra en los presos y los exiliados, en el sentido de poner en el centro el hecho de haber sido agredidos, está condenado al fracaso político

Es porque todos sabemos eso, es porque este tipo de reflexiones son moneda de cambio de nuestras vidas o de las de nuestros amigos, que es imposible que nuestros políticos no sepan que lo que están haciendo con la represión, la manera cómo gestionan la existencia de presos y exiliados, es perniciosa individualmente y como movimiento político. Al principio, cuando el choque era inmediato y hasta cierto punto se podía decir que era inesperado, es normal abandonarse a la emoción, ser indulgente con el contexto. Pero el verdadero liderazgo político es resistir el contexto, no abandonarse. Sobre todo cuando sabes que el material es tan sensible: gente en la prisión, gente en el exilio.

Si el movimiento independentista se centra en los presos y los exiliados, en el sentido de poner en el centro el hecho de haber sido agredidos, de sufrir un trato injusto, de ser el centro de un dolor moralmente insoportable, está condenado al fracaso político, por mucha razón que tenga —o justamente porque es suficiente con tener razón—. Eso lo sabe todo el mundo, todos nuestros políticos, y todos nosotros. Pero la imposibilidad de salir de este pozo nos ahoga, y nos da miedo ser el primero en decirlo, porque no queremos parecer los psicópatas del otro extremo.

El choque emocional es muy útil políticamente. Todos los momentos de choque vuelven a la gente más vulnerable y eso hace posible emprender acciones políticas sin tener que justificarlas mucho. Es una tentación muy fuerte atizar el choque, cuanto más emocional mejor, cuando tienes que navegar un contexto político difícil, o tienes que tomar decisiones complicadas de justificar públicamente. Eso es cierto en Catalunya y en cualquier rincón de mundo.

Igualmente, es perfectamente comprensible que el centro del dolor —los presos y los exiliados— se convierta en un tabú. Que cualquier referencia a estas personas que no sea un apoyo explícito y cerrado sea visto como una falta de respeto, en el sentido que afecta al corazón de nuestra vulnerabilidad y nos desestabiliza. Tratar a los presos como personas que toman decisiones acertadas y equivocadas, como todas las personas y como todos los políticos, pone en cuestión el relato que nos ayuda a superar el dolor. El relato que respalda que nuestra posición es moral, mientras que la injusticia que sufrimos es inmoral. Lo he visto mil veces en conversaciones particulares y en cenas políticas: no se puede mencionar a los presos sin que alguien sufra.

Justamente porque todo eso es normal y lo sabemos todos, es indecente que se explote como se está explotando. Es indecente que nuestros líderes políticos, en lugar de ayudar a resistir la tentación del choque emocional, en lugar de ayudar a hacernos más fuertes, más resistentes a la represión, más preparados para conquistar la libertad, prefieran alimentar tanto como es posible toda la simbología, todo el folclore, toda expresión de dolor, sabiendo como saben, como sabemos todos, que eso nos vuelve emocionalmente vulnerables y políticamente manipulables. Eso ni es honrar ni respetar a los presos, ni es liderar hacia la libertad. Es utilizar a los presos para fines políticos que no se pueden justificar con razones, y por lo tanto, hay que envolverlo con la niebla de las emociones. Es sacrificar la libertad para no tener que dar explicaciones.

La política no puede estar subordinada ni a los procesos judiciales ni al chantaje que el Estado hace con los presos

Los presos y los exiliados lo son exactamente por esta razón. Los estados saben perfectamente, como sabemos todos, que si un movimiento político se transforma en un movimiento que se dedica a protestar porque tiene presos, o tiene represión, deja de ser político y pasa a ser folclórico. Funcionó incluso con la izquierda abertzale y los presos de ETA, que ya es decir; ¿cómo no va a funcionar con un movimiento que se vanagloria de ser pacífico y moral? En la medida en que estás negociando por una injusticia obvia que has recibido arbitrariamente, no estás negociando con la realidad para alcanzar tus fines políticos. Estás exigiendo el acercamiento y la liberación de los presos, o estás en juzgados extranjeros justificando obviedades, en lugar de estar trabajando para echar las fuerzas de ocupación.

Tenemos que hacer el esfuerzo de separar dos cosas: por una parte, la solidaridad con presos, exiliados y familias —que es independiente de quién está de acuerdo con quién, y que ni saca ni da razones, simplemente porque es una violación de los derechos humanos—. Por la otra, esta idea indispensable: la política no puede estar subordinada ni a los procesos judiciales ni al chantaje que el Estado hace con los presos, valga la redundancia.

Para los políticos y para la gente que vota y que busca soluciones de buena fe, resistir la tentación del choque emocional es muy difícil. Para los primeros, es renunciar a una herramienta muy poderosa de control social. Para los segundos, renunciar implica enfrentarse a los propios líderes, y por lo tanto, quedarse a la intemperie moral y política. Además, cualquier disidencia en este campo, lleva a ser tildado de psicópata o de persona con carencias emocionales. El círculo vicioso es perfecto y se va acelerando sin poder poner remedio.

La responsabilidad primera es de los políticos que lo alimentan sin ninguna consideración por el daño que están haciendo a la libertad del país y a la fortaleza psicológica de los votantes. Siento un inmenso asco cada vez que lo veo. Pero como todo indica que no dejarán de hacerlo mientras funcione, el primer trabajo pendiente es evitar que esta manera de explotar la buena voluntad del país acabe degradando los sentimientos más nobles hasta convertirlos en gestos sin poder. No hay camino más rápido hacia el fracaso político que esta infantilización. Pero tenemos suficiente con que cada catalán defienda el voto ante sus representantes políticos como lo defendió ante la policía española. Tenemos suficiente con exigir explicaciones y de ajustar las cuentas sin manías, ni falsa compasión.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat
Bernat Dedéu
Opinión Vuelve Convergència Bernat Dedéu
Agustí Colomines
Opinión ¡Unidad, unidad! Agustí Colomines