Hace meses que oigo y leo a gente muy importante, con muchos cargos de mucha responsabilidad muy importante y con apellidos muy compuestos y muy largos que no paran de decir que la ley está para cumplirla. Aunque sea injusta.

Y cuando lo leía y lo oía siempre pensaba dos cosas: 1/ ¿Y esto tenemos que hacerlo aunque la ley haya sido aplicada por gente que vulnera la ley de forma tan ilegal como prevaricadora?, y 2/ ¿Qué pasará cuando estos apologetas del cumplimiento de la ley tengan que cumplir ellos la ley? Pues ahora que han sucedido las dos cosas, comprobamos lo que ha sucedido.

En relación al punto 1, tengo que decir que estoy aterrado y estremecido. Porque resulta que el pasado 23 de septiembre me levanté con la noticia que habían detenido a un peligroso grupo terrorista de CDR que tenía Goma2, con la cual ya habían fabricado y probado artefactos explosivos, y disponían de documentación muy detallada de posibles objetivos. Aquel día también vi imágenes del lugar donde preparaban las bombas, con la famosa olla que estaba a punto de ser usada para causar una masacre. Y también vi como la Guardia Civil tardaba un minuto (de reloj) en reventar a golpes la puerta del piso de uno de los detenidos. Y aquel día estuve muy feliz de saber que nos habíamos librado de una gente tan peligrosa. Pero ahora estoy muy intranquilo. ¿Sabe por qué? Porque todos aquellos peligrosos terroristas de mucha malicia están en la calle. TODOS. En la prisión ya no queda ni uno. Y a los dos últimos el juez dice que los deja en libertad porque ya no pueden destruir pruebas ni huir. ¿Ah no? ¿Y, por qué no pueden huir hoy y la semana de Navidad sí, cosa que entonces justificaba tenerles en prisión? En cambio, el juez no dice nada de si pueden seguir fabricando bombas como las que estaban fabricando sin descanso hace tres meses. Y, como es lógico, un servidor tiene mucho miedo. Hombre, usted dirá... ahora mismo circulan por la calle y totalmente libres los siete integrantes de una banda terrorista tan peligrosa que hasta hace tres días uno de ellos estaba en prisión en régimen de aislamiento. Pero se ve que la magia potagia ha conseguido transformarlos de terribles asesinos en potencia a terroristas, pero no mucho. Entrañable.

Y con respecto al punto 2, mi duda es saber aquí quién tiene que cumplir la ley y quién no. ¿Sabe qué pasa?, que yo soy muy limitado y las cosas se me tienen que explicar muy bien para que las entienda. Tendría que salir alguien muy importante de un tribunal muy importante y decirme, por ejemplo: "Oiga, usted tiene que cumplir siempre la ley, porque lo digo yo, pero yo no tengo que cumplirla nunca, porque lo digo yo. Y como usted no es yo y yo sí, usted hace lo que yo diga y a callar, que usted no sólo no es nadie sino que es un puto desgraciadito. Y vigile que no lo acuse de terrorista y lo meta tres meses en chirona en régimen de aislamiento".

Yo creo que si alguien nos explicara las cosas de una manera clara y comprensible, sería lo mejor. Para todos. Para los que tenemos que cumplir la ley y para los que nos dictan la ley que tenemos que cumplir, de cuyo cumplimiento ellos están exonerados. Por ley. Concretamente por la suya.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat