Como que este lunes es fiesta en muchos sitios, tenemos un fin de semana largo. Y eso quiere decir turistas. Y negocio. Y si hay mucho negocio, de lo que se trata es de reventarlo todo. Pero, para que se lo quede otro, me lo quedo yo, ¿no? Por lo tanto, si tengo un piso que puedo alquilarlo tres días a unos "guiris" por el mismo precio que por un mes a un inquilino normal, que le den morcilla al inquilino. ¿Y si lo puedo hacer ilegalmente, como hace mi vecino de arriba, ¿por qué tendría que pagar yo ni un céntimo de impuestos? Lástima, pero, que Catalunya no sea una isla y, como que todavía queda terreno, no hayamos llegado al colapso y a la especulación salvaje.

Mi sueño sería tener unos pisos en Mallorca. O en Menorca. O en Eivissa. Allí hay el terreno que hay, y en verano hay mucha más demanda que oferta. Por lo tanto, podría poner mi piso al precio que me saliera de las narices. Y al que no lo guste, que le den.

Y, sí, ya sé que ahora se ha puesto de moda criticar el aumento de precios de los pisos turísticos en las Balears, pero eso es falta de visión comercial. Y envidia. Si hay más turistas que pisos y tú pones los pisos a unos precios prohibitivos para la gente que va a la isla a trabajar para los turistas, pues oiga, mala suerte.

O sea, supongamos un médico que va a Eivissa la temporada de verano a reforzar el servicio sanitario de la isla y se encuentra con que con el sueldo que le pagan puede alquilar, como mucho, una tienda de campaña en un camping fuera de la civilización. Mire, pues que no vaya y tema resuelto.

Y ahora usted me dirá: "pues si no va ni él, ni el resto de personas que tienen que ir para reforzar los servicios básicos, allí reinará el caos, dejarán de ir turistas porque la situación será insostenible y adiós negocio porque ya no habrá a quien alquilar ningún piso". Bien, pues si usted me dice eso es porque lo tiene mal entendido. La cosa no funciona así.

Si grandes mafias detectaron el negocio, compraron pisos o edificios enteros para realquilar los pisos por días o semanas e hincharon la burbuja, ¿por qué no lo puedo hacer yo? Si es que, además, una vez estalle todo, yo podré volver a alquilar mi piso a cualquier persona, porque el alquiler siempre tiene mercado. Pero para las mafias será más difícil porque tendrán edificios enteros vacíos que quizás acaben en manos de entidades financieras, y después quizás pasarán al banco malo... bien, y ya sabe el final porque esta película la hemos visto. Y, cuando estalle todo, ¿la culpa habrá sido mía? No, pobre de mí. Yo nunca tengo la culpa de nada y mi actitud no ayuda nunca a que todo sea un escándalo mayúsculo. La culpa es de los otros, que no tienen escrúpulos y que se aprovechan de una situación. ¿Yo, pobre de mí, qué quiere que haga? ¿Si todo el mundo lo hace, qué tengo que hacer yo, no hacerlo? Además, yo no lo hago con mala idea ni por especular sino porque lo hacen los otros. Si ellos no lo hicieran, yo no lo haría. Pero, es que me obligan. ¿O es que yo no tengo derecho a aprovecharme?

Porque los avariciosos y los aprovechados siempre lo son los otros...

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat