“La resolución por los tribunales de cuestiones políticas socava la única ventaja del proceso político que es conciliar intereses y opiniones divergentes”

Lord Jonathan Sumption (magistrado del Supremo del Reino Unido)
 

Bunbury nos cantaba que habrá una guerra en las calles, y llegó Abascal y amenazó con otra sin cuartel en los tribunales. En ese campo de batalla, el de los tribunales, van comiéndose el terreno a codazos, unos y otros, los partidos de la derecha, de la derechita y de la derechaza. Se amontonan, se solapan, se persiguen con la lengua fuera como el perro Patán lo hacía con Pierre Nodoyuna en una carrera más loca aún, pero, eso sí, sin la más mínima gracia y con un grave coste institucional y democrático.

Casado amenazó a Sánchez desde la tribuna del Parlamento: "Señor Sánchez, si Torra no cesa en su cargo en las próximas horas (...), debería activar de inmediato el artículo 155 (...) Pero si no lo hace, le recuerdo que podría estar incurriendo en la prevaricación por hacer resoluciones injustas por rédito electoral y partidista y, en ese caso, le aseguro que actuaremos con la misma firmeza que con Torra". Dicen que es Enrique López, sí, el magistrado impulsado por el viento del PP que fue pillado conduciendo borracho una moto, el otro hermano Macana. Así van los dos en su Rocomóvil viendo que no les adelante el número 00 y dejando atrás en la cola al Pussycat. No, no me pregunten quién es Penélope Glamour en esta loca carrera de querulantes.

Sin coste alguno. Muy por el contrario, con la rentabilidad de hacerse con el hueco de los titulares y de incomodar y atemorizar a sus adversarios políticos, incluso de inquietarlos porque, ¿quién les asegura que no encuentran el juez adecuado para darle carrete a sus despropósitos?

Se amontonan, se solapan, se persiguen con la lengua fuera como el perro Patán lo hacía con Pierre Nodoyuna en una carrera más loca aún, pero, eso sí, sin la más mínima gracia y con un grave coste institucional y democrático

La querella presentada por el PP contra Torra es absurda. No tiene ni pies ni cabeza. Así se lo dice el propio fiscal en su informe que pide la inadmisión. Incluso se permite el fiscal reírse un poco de ellos, aunque bien sabemos que nada les importa. Y lo hace cuando les llama incoherentes. ¿Pero no decís que Torra no es ya president y que es un usurpador? Entonces, ¿qué hacéis trayendo esto al TSJC, por ser un aforado que decís que ya no es, y por qué no lo lleváis a un juzgado de instrucción, que es donde se lleva a los que ya no son nada? El zasca es de campeonato. Tanto como el que propina cuando les informa de que lo que cuentan no se corresponde con ningún tipo penal, cosa que debían de saber, el uno por magistrado, aunque haya puesto pocas sentencias, y el otro por máster en Aravaca. Si lo saben, una de dos, o es que les da igual que no prospere, porque les trae otro tipo de réditos hacerlo, o tienen la esperanza de hallar a algún juez capaz de encajar lo inencajable, que alguna experiencia muy grave ya tenemos de eso. Yo no creo que haya ningún margen a que tamaña farsa prospere y no sea archivada.

El Gobierno puede querer luchar contra la judicialización de lo político, pero tiene enfrente a la oposición atrincherada en Lexnet, metiendo querellas a troche y moche y a diestro y siniestro. Bueno, a diestro pocas y puede que alguna cuele.

Vox va, sin duda, ganando esta espuria carrera. Últimamente ha presentado querella en el Tribunal Supremo contra el presidente Sánchez y Dolores Delgado por la postura adoptada por la Abogacía del Estado en su informe sobre la sentencia del TJUE y, simultáneamente, en los juzgados de Plaza de Castilla contra los tres abogados del Estado que participaron en ese informe técnico. Después Abascal se fue a Estrasburgo y presentó una demanda al Parlamento Europeo por “extralimitación de funciones” al reconocer a Puigdemont y Comín como europarlamentarios. Saben también que han interpuesto otra ante el TSJC contra los cinco miembros de la Mesa del Parlament que se pronunciaron sobre la condición de diputado de Torra. Eso no es todo. Han anunciado un recurso de inconstitucionalidad contra la decisión de Meritxell Batet de aceptar los juramentos diversos de los diputados y han denunciado ante Anticorrupción la supuesta financiación de Podemos por parte de Evo Morales.

A la carrera se están sumando ya partidos inventados como el denominado Partido Laócrata que apareció el día 6 en el Tribunal Supremo pidiendo un aseguramiento de pruebas, refiriéndose a las grabaciones de Barajas del paso de Delcy Rodríguez, y para no irle a la zaga a este nuevo y alocado vehículo, los chicos de Abascal y los del PP han presentado a su vez querella contra el ministro Ábalos por prevaricación administrativa en este mismo suceso.

Aún podría suceder que se enredara más la madeja. No lo desestimen.

Sucede que la derecha nacionalista española se sigue considerando la única legitimada para gobernar. Sucede que el líder de la oposición acudió a una entrevista con el presidente del Gobierno a decirle, sin rebozo, que o renuncia a sus pactos democráticos, a su coalición, al diálogo con Catalunya y a las políticas que quiere hacer o rompen la baraja institucional y secuestran los órganos constitucionales hasta nueva orden.

No son tan innovadores como parece, sino que se apuntan a un cambio global. Existe un auge de un absolutismo moral e ideológico que persigue utilizar la ley para generar uniformidad social y política y reducir la capacidad de decidir de los ciudadanos.

La derecha hispánica y sus locas querellas sólo han empezado la carrera para buscar sacar de la vía al nuevo gobierno. No tienen otro plan.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat
Joan J. Queralt
Opinión Permiso Joan J. Queralt